Follow by Email

viernes, 1 de junio de 2018

CORPUS EN SEVILLA: QUE NO PARE LA MÚSICA

Nos referimos a la música de atropellar la razón y dedicarse a un tremendismo que no viene a cuento. Aquí tienen el desatino lamentable que protagonizó el día del Corpus en La Maestranza Ángel Jiménez:


FOTO: González Arjona

Un amigo nos llamaba amablemente la atención en un comentario a la entrada anterior. Nos decía que nos faltaba empatía con toreros que se juegan la vida y que eso no se puede tomar a chufla. Ya le respondimos que no nos tomamos a chufla a ningún torero. Y eso que, tanto dentro como fuera del ruedo, hay muchos taurinos que sí se toman a chufla a los aficionados.

Criticábamos en esa entrada a López y su formidable despropósito al tirarse a matar como un loco. Algo parecido hizo Ureña hace unos días y también lo censurábamos diciendo que atropellaba la razón. Ambos llevaron a cabo la suerte suprema como si se tiraran sin muleta. Algunos lo califican como entregarse mientras que para nosotros es una barbaridad injustificable.

Pues resulta que no para la música. Está cundiendo el ejemplo y ahora ha sido Jiménez el que directamente se ha tirado a matar sin muleta en Sevilla ¿Hasta dónde va a llegar la locura imperante?

Ángel Jiménez es el novillero a quien muchos verán por primera vez en Céret este verano. Es buen chaval, al decir de los que lo conocen personalmente. Como novillero, tiene valor y es bullidor, le va el arrimón, el desplante y el retorcimiento del cuerpo. Suele ir demasiado acelerado y se apunta al destoreo de forma clamorosa como se ve en este vídeo a partir del 48''. 

Es su primer novillo, fíjense en cómo se va colocando tras cada pase. En cambio, se coloca mucho mejor en el segundo aunque el conjunto resulta un tanto embarullado, compruébenlo en el mismo vídeo a partir del 2'40''.

Pero el desastre llega en ese segundo novillo de El Parralejo a partir del minuto 4. Ahí lo tienen:


FOTO: González Arjona

Apoya el brazo izquierdo en el morrillo como hizo López el otro día puesto que los dos entran igual de mal aunque López llevase la muleta en la mano:


FOTO:  mundotoro

Censuramos en su día a Fandiño, hicimos lo propio con Gonzalo Caballero y seguiremos en la misma línea porque esto no es torear, eso es montar un circo de una cosa que debería ser muy seria.

Ya ni las figuras se libran de entrar a matar sin cabeza. Castella cortó el otro día dos orejas en Madrid tirándose sin ninguna intención de hacer bien la suerte. Se echó encima del toro sabiendo que saldría trompicado porque no tenía pensado cruzar y salir por el costillar. Vean cómo se perfila:



Ya va con la intención de tapar la cara del toro: 



Pero fíjense en su pie derecho porque la idea es pegar un salto en plan Cayetano mientras el toro está ciego:



Ahí lo tienen, no hay ni la más mínima intención de cruzar y salir bien de la suerte. Alarga el brazo, entierra la espada y recibe el topetazo del toro, afortunadamente sin consecuencias (pulsen aquí y vayan al 2'31''):



Gracias a Dios, ni Ureña, ni López, ni Jiménez ni Castella han resultado heridos. Pero los más talluditos recordarán cómo mató 'Burlero' a El Yiyo con su pitón izquierdo. Fue sin que cometiera ninguna barbaridad, simplemente el toro hizo por él con la espada clavada. El cuerno le entró por la axila izquierda y le llegó al corazón:



Pues Jiménez estuvo en un tris de repetir la tragedia. Vean cómo lo engancha el novillo aunque por el lado derecho:


FOTO: González Arjona

De milagro. En el vídeo se aprecia mejor el momento de angustia:


FOTO: González Arjona

Vamos a lamentar al final una desgracia y no porque pueda ocurrir haciendo las cosas bien sino porque sucederá haciendo las cosas mal. Se quiere dar carnaza a un público que no es el del coliseo romano, considerarlo así sería un insulto. Pues a pesar de ello,  los gacetilleros jalean estos disparates sin ningún rubor.

A nosotros no nos va este show. No comulgamos con nada de lo que dicen los críticos y los taurinos comerciales. Ni emoción, ni entrega, ni a matar o morir, nada. Al contrario, lo que  sentimos es indignación. Si tiene que haber un percance, que sea por torear, no por montar el número. 

Una vez más nadamos a contracorriente pero a estas alturas ya no vamos a cambiar.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

4 comentarios:

  1. "...Déjame que te cuente Limeño, déjame que te diga la Gloria, muchas y variadas son las suertes del toreo "tremendista", del sueño que evoca la memoria, toda la sal gorda, el bullicio y la algarabía del viejo puente, del rio y la alameda.
    Saludos S.r. Rafa, muchos son los toreros que se toman a CHUFLA al toro, cárguese a la cuenta del ganadero, ahora que aún perdura el recuerdo, ahora que aún se mecen en un sueño, Fandiño aquel día en Madrid, Caballero y ahora Ángel Jiménez, sí preguntásemos al pediatra de mis hijas diría que están llamando nuestra atención, pero, a quién va dirigida esta llamada de atención??
    —Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro, si no hace más que otro...
    Jazmines en el pelo y rosas en la cara; El que no hace la cruz, el Diablo se lo lleva, airosa caminaba La Flor de la Canela.
    Al final el árbol de una oreja no nos deja ver el bosque de una mala faena, menudo pie la lleva, por la vereda que se estremece cuando uno ve la imagen congelada, el torero a merced suspendido entre los pitones. El toro, recogía la brisa del rio, y al viento la lanzaba...
    ...del puente a la alameda.
    Y recibir al toro a porta-gayola?? y esos pases cambiados por atrás?? Déjame que te cuente Limeño, hay deja que te diga, moreno, mi sentimiento.¿ a quien va dirigida esa señal? ¿Quién es el receptor?
    ...a ver si así despiertas del sueño.
    Del sueño que entretiene, moreno
    tu pensamiento.
    Cierto es que los días que "Cazarrata" anda por el ruedo, no hay emisión, ni señal, ni receptor ni nada de nada, estas "gracias" requieren un toro transistor y un publico pantalla, como aquellos aparatos de radio antiguos donde escuchábamos a María Dolores Pradera; Para ella mi recuerdo y homenaje.
    "La Flor de la Canela"

    Saludos desde Almería.
    Ángel Magán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Roque Guinart conoció que la enfermedad de don Quijote tocaba más en locura que en valentía".

      Ni más ni menos que eso es lo que critico aquí. No creo que sea comparable tirarse a matar a lo loco que un lance a porta gayola o un pase cambiado. En esas situaciones se torea, o sea, se intenta burlar al toro usando un trapo a partir de una determinada técnica. Tirarse a matar en plan suicida no tiene nada que ver.

      Usted habla del toro transistor y del público pantalla y se olvida del crítico taurino que sería la pila del aparato. Yo me llevo las manos a la cabeza cuando en crónicas de esta novillada del Corpus se dice, como si tal cosa, que Jiménez cobró 'una estocada sin muleta que le valió una oreja a ley'. Hablan de una 'estocada sin muleta' como si fuese una suerte más de la tauromaquia... Es para volverse loco como el bueno de Quijano.

      Saludos.

      Eliminar
  2. A mi no me gusta nada el tremendismo y estoy totalmente de acuerdo en criticar esta forma de juzgarse la vida de manera absurda por un plato de lentejas.Lo que pasa que vivimos en la era de la información y una salida a hombros ,una oreja de ley, cualquier tipo de triunfo caduca al dia siguiente y no sirve para entrar en las grandes ferias, ni mejorar el caché. Los profesionales se desesperan y hacen este tipo de burradas para cómo dice el Sr.Matan, llamar la atención comí un niño pequeño. Cuando comentabas Rafa en el anterior post,lo de López Simón, lo que yo me refiero es que hay toreros que tienen que salir a hombros todas las tardes,porque sino desaparecen de los carteles, mientras ha habido otros,los 2 más claros ejemplos: Rivera Ordóñez y Finito, que se ha tirado décadas enteras habriendo carteles ,llevan diseño crudo, sin exigencia ninguna.
    A Fandino, lo mató eso,era un torero que por sus logros ,hubiera merecido personalmente el mérito de estar en las grandes ferias,cobrando lo suyo,con las figuras del toreo y más relajado.En cambio, en cuanto se relajó un año, sino hace lo de los 6 toros en Madrid y se la empieza de nuevo a jugar en todas las plazas, los taurinos le hubieran dejado de contratar y estaría intentando sobrevivir dentro del mundo del toro. Cuando veo a Sergio Aguilar de excelente banderillero,cuando era un excelente torero ,mientras que su costa no Alberto Aguilar, sigue por ahí dando zapatillazos en el ruedo. Te das cuenta de lo ingrata e injusta que es esta profesión, para las personas que quieren ganarse la vida con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en el fondo estamos totalmente de acuerdo...

      El vivir en la era de la información hace que los que se lleven el gato al agua sean los figurones. Los demás se quedan a mucha distancia y las salidas a hombros son tan habituales que ya no interesan a nadie (véase cualquier portal comercial trufado de fotos de toreros a hombros). Además, los carteles de ferias posteriores están ya confeccionados sin tener en cuenta los triunfos de los toreros.

      Que hay toreros 'mimados' y otros ninguneados es una verdad como un templo pero siempre fue así. Uno que usted y yo recordamos habitualmente por aquí hizo su travesía del desierto pero al final tuvo suerte en Madrid y consiguió sacar la cabeza de las corridas de legionarios y ganar su dinero (me refiero al de Cantillana).

      Finito, Rivera... ¡cuántos mimados más faltan en la lista! Pero es que algunos se conformaban con la forma de andar en torero de Finito el día de los juampedros en Madrid mientras pegó cuatro medias verónicas asesinas al pobre toro ¡Cuatro seguidas!

      Totalmente de acuerdo con lo de Fandiño y lo de Sergio Aguilar. Lo de que la profesión de torero es ingrata e injusta lo sabemos todos. Que la golfería y la mafia campan a sus anchas lo saben mejor que yo los que como usted viven cerca de Madrid, en Valencia o en Sevilla. En Tarragona, yo estoy al margen de todo el mundillo y casi lo prefiero así.

      Pero cuando comento que El Juli o Manzanares destorean, si López o el pobre Fandiño hacen lo mismo, tengo que criticarlo también por un mínimo de coherencia, independientemente de que entienda la injusticia de su situación. Digamos que tengo que sacrificar mi posible empatía por decir mi verdad sobre lo que estoy viendo.

      Saludos.

      Eliminar