Follow by Email

sábado, 30 de junio de 2018

NO NOS IMPRESIONA NADA JOSÉ TOMÁS EN ALGECIRAS

En los portales comerciales no hay vídeo oficial a la hora de escribir estas líneas pero en youtube, sí. Lo que vemos no nos impresiona nada. Ni el torillo de Cuvillo, un animalito brocho de 506 kilos con el que da la impresión de que han forzado la báscula para que pase de los 500; ni la ubicación del diestro al hilo del pitón; ni su quietud que otrora sí llamó la atención pero hoy ya no; ni su toreo de capa, donde no se aprecia ni una verónica; ni, en fin, su estocada baja...o directamente bajonazo.

Pulsen aquí para ver el vídeo y les vamos comentando. 


FOTO: EFE

De salida ya se ve que el choto viene picado del campo. Tomás no lo recibe con verónicas sino con los socorridos delantales, que nunca quebrantan tanto al toro porque no lo obligas (a partir del 2'36''). Si fuese uno que empieza, lo acusarían de codillear, fíjense.

El animal está loco por rehuir la pelea ya que casta no es precisamente lo que le sobra. Vean que se distrae a la salida de varios lances despreciando al maestro:



Remata con esta bonita media donde envía el toro al suelo y, como no es tonto, en lugar de pegarle otra y dejarlo para el tinte, le da una revolera para seguir cuidándolo. Es que el toro, como dicen hoy, 'tiene calidad', o sea, es una ternera bobalicona y colaboradora:





Galleo de frente al costado (nombre correcto de las chicuelinas) y el toro que embiste al peto con fe pero sin esperanza. Le falta poder y el picador está tan tranquilo, casi tanto como el monosabio del burladero, que parece apoyado en la barra del bar (3'42''):



Quite por delantales combinados con  tafalleras donde el toro embiste tan pastueñamente que empalaga. Brindis al público tirando la montera sin contemplaciones en lugar de depositarla boca abajo de manera ridícula.

Deducimos que ha dejado respirar al torillo porque se ve que se viene arriba al inicio de la faena, cuando Tomás lo saca a los medios con la delicadeza que merece dada su 'calidad'. Allí, pases al hilo del pitón echándose el toro afuera. Ni más ni menos que lo que hacen cada tarde nuestras queridas figuras:



Ahí lo tienen, nada nuevo bajo el sol como no sea correr la mano con gusto y evitar que el toro toque la tela además, por supuesto, del valor de quedarse quieto por muy brocho que sea el bicho. Pero esto no es ninguna revolución sino que es el pan nuestro de cada día en el destoreo cotidiano que padecemos:



Ya van viendo que el toro no es 'Jaquetón'. Al contrario, el de Buenavista de Castella en Vinaròs el otro día se nos antoja bastante superior. Así, el diestro continúa pegando pases sin emoción. La cosa se sigue en ambiente de domesticación, al menos desde casa, porque el bondadoso público algecireño y el venido del resto del mundo se vuelven locos. El pase número veintiuno es esta monería con la muleta al revés, habitual también en nuestras figuras con sus babosas (5'40''):



Fíjense si el torillo es de cristal que en el pase inicial de la siguiente tanda, lo lleva en línea para no romperlo y aun así el pobre se va al suelo:




¿Ven cómo le ha abierto la puerta? El siguiente pase es el mejor de toda la faena, lo pueden comprobar en el 5'55'':



A estas alturas, el torete está tan aburrido como nosotros pero se sorprende cuando Tomás hace un pase cambiado que nadie esperaba (6'31''):



A partir de ahí, parones del diestro para que respire el animal, encimismo cargante y pases por delante y por detrás imitando a Roca Rey:



Resulta cargante para nosotros, pero en la grabación se oye a una señorita diciendo admirada '¡Mira, mira, mira...!', como si le embargase la emoción por el riesgo en que el torero pone su vida frente al choto en ese arrimón lamentable (recuerden lo explicado aquí):



El torete está harto de tanta monserga y tras el pase número cincuenta y uno se marcha:



La cosa culmina al fin tras cincuenta y seis pases. Los últimos son cuentos chinos, o sea, estatuarios del celeste imperio con la barbilla pegada al pecho y el animal loco por irse a tablas:



Suerte natural bien ejecutada pero la estocada se va tan abajo que roza el bajonazo:




Dos orejas para el maestro que, a partir de hoy, se planteará si sigue toreando o no, si lo hace en unas plazas o en otras y si le siguen buscando novillos brochos y bobalicones como el que nos ha ocupado aquí. En esas estamos...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.















20 comentarios:

  1. Lo de jose tomas es para mear y no echar gota. Indudablemente tuvo su gran época pero eso ya pasó. Ahora se dedica a engañar a la gente de vez en cuando, en plazas de segunda y tercera y con estos toretes lamentables. O vuelve a hacer temporada en plazas importantes, con responsabilidad (y con televisión también) o se podría plantear retirarse.
    Un saludo desde Zaragoza.
    PD: Enhorabuena Rafa por este espectacular blog de aficionados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que le guste el blog.

      Estamos de acuerdo en lo que dice de Tomás. Debe ir con cuidado de no terminar convertido en una parodia de sí mismo aunque sus corifeos no cesen de idolatrarlo de manera casi grotesca.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Ese es el problema. Tiene a sus fieles seguidores del estilo sabina que, como se lo pueden permitir, peregrinar allá donde se anuncie el maestro. Pero en tiempo de horas bajas para la fiesta de los toros, creo que podría torear más a menudo en todas las plazas y con televisión porque eso ayudaría y mucho a crear afición, sobre todo, creo yo, entre los más jóvenes.
      Si no, que se plantee seriamente la retirada definitiva, terminando «en lo alto», antes de que nos acabe de cansar a todos sin remedio.

      Eliminar
    3. Si hiciese eso debería cambiar su política de torear babosas y aunque así fuera, yo tampoco veo mucha diferencia entre lo que hace él y las otras figurillas, la verdad.

      Saludos.

      Eliminar
    4. dice se podría retirar acaso torea? eso que hace es como torear una corrida asprona de vez en vez una verdadera vergüenza que engañe a la gente de esa forma.

      Eliminar
  2. ¿DOS orejas!?! Una, una habría sido exageración barata y vanidosa, pero al menos en tono con su faena tan carente e injustificada dado su nivel cartelero. // Atte., Torotino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si recordamos alguna oreja concedida en Madrid, las dos de Tomás a alguno le parecerán pocas en comparación.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Jose Tomás es un producto de marketing, actualmente. En su época buena nunca tuvo capote y con la muleta a veces toreaba bien, pero también introdujo las malditas manoletinas, pedresinas y demás.
    De toros ni hablamos, siempre ha pedido lo comercial, y el único día que pidió Adolfos se los dejo vivos. Así que la historia le recordará como un buen torero, pero nada del otro mundo.
    Parezco duro, pero la memoria y la historia es así. Por ejemplo, un torero de Madrid que no sale en la tele, Frascuelo, ha toreado más ganaderias duras que él y al menos a mi, me ha dejado un poso en la memoria, mas que el vecino de los del chalet.

    Sigue con tu blog, me encanta.

    Frascuelista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que le entretenga lo que ponemos en nuestro cuaderno.

      Yo guardo de Frascuelo el mismo poso en la memoria que usted, especialmente de su faena al torete de Felipe Bartolomé. Toreo de verdad, como mandan los cánones, como ha sido toda la vida hasta que se ha pervertido todo con el destoreo actual, tan exagerado como desvergonzado en sus ventajas y alivios.

      Aquí puede recordarlo usted y los amigos que no tuvieron la suerte de estar en Céret aquella tarde:

      http://toreoenredhondo.blogspot.com/2014/07/ceret-de-toros-2014-homenaje-frascuelo.html

      Saludos.

      Eliminar
  4. Anoche estuve viendo en internet el documental del filósofo Roger Scruton "¿Por qué la belleza importa?", sobre la degeneración del arte actual y el culto a lo feo, entre otro temas, y no pude más que acordarme del toreo actual. En el antiguo blog Sol y Moscas(para mí una bitácora de culto) publicaban hace unos cuantos años una entrada parecida en relación al tema (http://solymoscas.blogspot.com/2009/04/lo-kitsch.html?m=1), y efectivamente, el toreo de hoy, con este José Tomás convertido en una sombra de lo que fue y en producto de márketing, El Juli con su alabado destoreo, Morante como la reencarnación de Joselito (ese galleo del bu no lo veremos ante miuras o saltillos, como Gallito), ante toros que en lugar de pavor dan pena, en festejos organizados por charlatanes como Simón Casas, en plazas llenas de público pero vacías de aficionados, me hace pensar que el toreo haya entrado en una espiral kitsch de la que difícilmente pueda ya salir si no hay una vuelta a los cánones, la pureza, y al toro como eje del espectáculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincide usted con el amigo del comentario anterior al considerar a Tomás como un actual 'producto de marketing'.

      Esa espiral kitsch del toreo a la que usted se refiere no sólo es imparable sino que va a ser la forma en que sobreviva un tiempo más este espectáculo. Las corridas se van adaptando a la época buenista e infantil que vivimos y la única oportunidad que tienen de durar un poco más es 'suavizarse' o edulcorarse para ponerse a tono.

      Los taurinos que extraen sin piedad la leche de la vaca saben que hay que adaptarse y saben también que hay fecha de caducidad. Por eso se va pervirtiendo la corrida pero ellos no perdonan: seguirán sacando leche hasta que la vaca se muera o entre todos la maten.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Acabo de leer ahora su enlace sobre lo kitsch, muy interesante. La definición que cuadra con lo kitsch en los toros es cuando dice que se trata de "vulgar pacotilla para los que quieren experiencias estéticas fáciles". Entiendo que serían fáciles de hacer y fáciles de apreciar por un público fácil también.

      En el mismo enlace, voy a los comentarios y veo que sale Kaparra, un amigo del blog. No me resisto a copiar su opinión sobre José Tomás:

      "Un cantamañanas, desde el momento en que pide esos dineros por torear esas ganaderias. Ahora, si los llegara a pedir por torear, por ejemplo, Ana Romero o Fuente Ymbro, que no son ganaderias muy macarras, pues no. Pero para ser ese supuesto elegido, yo lo pondría con los Aguirres,que son serios y toreables y poco predecibles, con lo que yo creo que obligan a desarrollar lo que uno vale delante del toro. No entiendo yo esa política de cuando uno no está curtido le pongan lo difícil y cuando en teoría sabe, le pongan lo facilongo".

      Saludos.

      Eliminar
    3. Cuando toreaba Toros, le llamaban don tomas Y ahora( ya hace unos años) tomasico nada mas. Muy decadente el tipo anda.
      Un saludo Rafa.
      Kaparra

      Eliminar
  5. El artículo me había parecido interesante hasta que leí "imitando a Roca Rey" ¿De qué van aquí? Hablas del destoreo y bajas a José Tomás (quien tiene una técnica muy pulida) al nivel del REY DE LOS MANTAZOS, DE LAS LIDIAS TREMENDISTAS A LOS BECERROS MAS DOCILES QUE HAY Y QUE ADEMAS DE ESO NO SABE PEGAR NI UN NATURAL, estoy hablando de Roca Rey; el REY DEL DESTOREO y del toreo de MENTIRA. Ya quisiera ver a Andrés con un toro de Los Maños haciéndole esas suertes malhechas y arrimándose a lo tonto como novillero. Evidentemente quien gusta de Roca Rey es un palmero que NO SABE NADA DE TOROS...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo prefiere, quito la palabra 'imitando' y pongo 'igual que'. La frase quedaría así: 'encimismo cargante y pases por delante y por detrás IGUAL QUE Roca Rey'.

      Creo que interpreta mal mi frase pensando que es una alabanza a Roca para hacer de menos a Tomás. No hay tal. Es una crítica a los dos cuando se ponen a hacer exactamente lo mismo que es lo que censuro: el péndulo con la muleta por detrás para arrimarse al torillo y pasárselo una vez por delante y la siguiente por detrás.

      Si ambos lo hiciesen con un toro de verdad, aún tendría algo de emoción pero como los dos lo hacen ante monas critico lo de uno y lo del otro sin intención alguna de alabar a Roca.

      No sé si será seguidor habitual del blog, temo que no. Vaya a la etiqueta que pone Roca Rey a la derecha y, si tiene tiempo, lea algunos de nuestros comentarios sobre el diestro y comprobará que no es santo de nuestra devoción. Pensaba que se entendía que mi crítica iba a los que consideran a Tomás un Mesías cuando poco se diferencia de los demás.

      En lo que no estoy de acuerdo es en que usted ningunee a quien guste de Roca Rey. Cada uno es libre de que le guste cualquier torero y por las razones que sean. Eso hay que respetarlo. Sólo faltaría...

      Saludos.

      Eliminar
    2. Relee el artículo porque no has entendido. A lo que se refiere es al recurso de JT durante la faena a esos cambiados por la espalda, arrucinas, invertidos ("rocarreyeces", como los llama JR Márquez en el blog Salmonetes ya no nos quedan) de los que suele abusar Roca Rey. Ver a José Tomás recurriendo a tales artificios dice mucho de su decadencia.

      Eliminar
    3. Correcto, es lo que he intentado explicar en mi comentario anterior. Pero que conste que yo no niego la mayor ¿eh? Un pase cambiado a un toro que se viene de lejos con toda la potencia tiene mucho mérito. Una tobalina, quizás aún más. En cambio, la arrucina ya implica la presencia delante de una babosilla.

      Los pases cambiados han provocado cornadas gravísimas en la historia del toreo (Antonio Bienvenida o Pepe Luis Vázquez padre). Coincidiremos en que ese tipo de adornos, si se hacen a distancia del toro provocando su embestida, tienen valor. Si se empiezan a pegar como parte del arrimón a una mona, son insoportables. Pero respeto plenamente a quien le puedan gustar, como a la señorita que se oye en la grabación, que debe de vivir un momento emocionantísimo porque es del tipo de aficionado/a que sólo mira al torero, nunca las condiciones del animal que tiene enfrente.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Por lo menos si ejecutó la suerte suprema como mandan los canones, ya hizo más que la mayoría de las figuras.En cuanto a la crítica sobre las ganaderías que elige,lógicamente ese tipo de toreo accesorio es más difícil de hacer apriori con encastes duros.
    No obstante, si fuéramos nosotros Roca Rey o José Tomás, haríamos lo mismo.

    ResponderEliminar
  7. Vaya por delante que no voy a pagar ni un euro para verle, porque sé lo que iría a ver y lo que no podría ver (que es lo que me gustaría ver).. pero Tomás hace bien, entiende el cotarro como nadie y le ha puesto las pilas a todos los taurinos chupasangres: "o tragáis y me dejáis trincar a lo grande o no toreo"
    Por otra parte, después de lo de México no debería ni de montarse en un "vespino", porque si un choto, ojalá que no le pase, le pega un tabaco, que podría pasar, mínimo puede perder la pierna.
    En esas condiciones lo que se va a poder ver de Tomás es lo que ofrece ahora, no da para más, el que quiera, pueda y tenga 300€ para quemarlos que vaya a verle, yo paso, aunque de vez en cuando disfruto con las faenas de poder y mano baja que les hace a los 5 mafiosos que gobiernan esto y que no pueden con su chiringuito, pero en el albero.. habría que tirar de videoteca y rememorar esos faenones al natural de hace taaaaaantos san isidros

    ResponderEliminar
  8. Ese en parte es el problema. Como todo en esta vida, y también en la tauromaquia, las cosas tienen más o menos importancia en función de "ante qué" se hacen...
    No es lo mismo subir el Everest con ventisca, que la cuesta de mi calle, en agosto.
    Pues lo que se hace ante un toro tiene mayor o menor valor e importancia en función de lo que se tiene delante y su condición ...
    Un arrimón ante un moribundo que solo pide que te apiades de él y lo mates dignamente, tiene poca importancia y valor.
    A mí Tomás me gustaba cuando no era un producto comercial, hace veinte años, y puro marketing como desde hace un tiempo ( Aguascalientes incluida).

    Roca Rey no tiene ni idea de los terrenos ni de la condición del toro. Es un "activo" de un fondo de inversiones.
    Aquí en Pamplona hace tres años con un manso de FY se empeñó en torear en la querencia de chiqueros, y comenzó de rodillas para más inri, y claro dio un pase ya que el segundo se lo echó a los lomos y lo mandó al hule...
    Hace esa colección de monerías que arrebatan al público en general y que nos aburren soberanamente a los aficionados, y que además lo hace delante de babosas comerciales sin emoción ni peligro alguno...
    Pero tiene su público que le gusta ese espectáculo, que a mí me aburre mortalmente.Lo tenemos incluido en el abono, junto al "Maestro Julián" y a Padilla que viene a pasar el platillo. Y este año de propina el Maestro Julián se trae en su circo a Pepin Liria abriendo cartel, torero que en su circo a Pepin Liria abriendo cartel, torero que en su tiempo yo le tenía respeto ( recuerdo hace veinticinco años a un Cebada que le atravesó el brazo).

    Saludos cordiales desde Pamplona.
    Ignacio

    ResponderEliminar