Follow by Email

miércoles, 29 de julio de 2020

EL CANTE DE LA GALLINA

Sucedió en Beaucaire y el cantante fue este novillo de Dolores Aguirre, un chorreado en morcillo que atendía al nombre de Comadroso:



Ese novillo iba a ir a Céret, lo cuenta aquí el presidente de los aficionados de Beaucaire. Por cierto, explica el interés del presidente en la suerte de varas bien hecha:

"Montero estuvo en el sorteo por la mañana y escuchó al presidente hablar del primer tercio, de hacer las cosas bien, sacar al novillo pronto del peto, no matarle en el encuentro… Montero estaba concienciado, sabía del toro porque lo tenía reseñado para su encerrona en Céret y le hizo las cosas muy bien, como se debe hacer. Gracias a él vimos perfectamente al toro"

Nos hemos hartado en nuestro blog de decir que son imprescindibles tres entradas al caballo para calibrar la bravura de un toro. Nuestra ley es que, si no hay tres entradas, no podemos calificar un toro como realmente bravo. Sucede que un toro bravo es una cosa muy seria y no se puede regalar un calificativo tan caro como si fuese el boleto de una tómbola.

Hemos tenido cientos de discusiones a cuenta de Bastonito. Jamás lo calificaremos como bravo. Será fiero, será codicioso, será pegajoso, será encastado pero no sabremos si fue bravo porque sólo acudió dos veces al peto. En la primera se le hizo una vil carioca y la segunda fue casi un picotazo. ¿Qué hubiera pasado en la tercera? Nadie lo sabe, por eso nunca leerán que escribamos la palabra bravo al lado de la palabra Bastonito.

Veamos lo que sucedió en Beaucaire. El de Dolores Aguirre empuja en el primer puyazo con fe, arrastra el caballo hasta la barrera y derriba a Navarrete. 


FOTO: Elsa Vielzeuf

Nos llama la atención que tal como derriba no se queda a comerse el caballo sino que se va rápidamente. No obstante, como hay un capote de por medio, le otorgaremos el beneficio de la duda:



Vean ahora la secuencia de ese primer puyazo pulsando aquí.

Montero lo pone más largo en el segundo porque es un novillero que no tiene problema en lucir los toros. Con él hubiéramos disfrutado en la concurso de Céret si no termina volando en helicóptero. Ahí lo tienen:



Se arranca y esta vez el picador le acierta en el lomo pero el animal pelea bien hasta que lleva el caballo a la barrera y allí se aflige porque ve que no hay posibilidad de vencer:



Navarrete le da a duro por peseta en cuanto se ve protegido por la madera. El toro está loco por irse de ahí y en cuanto intuye el capote con el rabillo del ojo, sale a por él. Pero ya observarán que no tiene ninguna intención de tomar la tela sino que se va de estampida. Ha quedado claro que lo del caballo le ha parecido una broma de muy mal gusto:



A pesar de ello, nuevamente le otorgamos el beneficio de la duda porque el pobre se ha empleado a fondo recibiendo más cera que la mayoría de los toros que matan nuestras queridas figuras. Vayan a ver este segundo puyazo pulsando aquí.

¿Qué pensaríamos de Comadroso si se cambia el tercio ahora? La pelea del novillo ha sido muy superior a la de Bastonito, que pueden recordar pulsando aquí y yendo al minuto 3.

Un buen aficionado del 7 alto joven de Madrid, que además es amigo nuestro, nos suele decir que con dos entradas es suficiente, que ya se intuye si el toro es bravo o ya se deduce o ya se supone... No, señores, en el toreo hablen cartas y callen barbas porque obras son amores y no buenas razones y vale más un te doy que dos te daré.

Victorino padre era un firme defensor de los tres puyazos. Celestino Cuadri, lo mismo, recuerden que lo contábamos aquí cuando decía:

'La tercera vara es la que de verdad mide la bravura del toro. Es imprescindible que haya tres varas caiga quien caiga, aunque quien caiga sea el toro'

Sí, señor, así es y así fue toda la vida antes de que entráramos en el submundo del toro posmoderno, cuya bravura se mide ahora en la muleta, en su humillación, su profundidad, su ritmo, su descuelgue y sus zarandajas.

Volviendo a Beaucaire, ¿qué pasó con el bueno de Comadroso en la tercera vara? Montero lo puso en Montpellier, vean. Hemos leído que fue con el regatón, lo cual, de ser así, tiene un mérito enorme por parte de Navarrete pero en las imágenes no nos lo parece:



El toro duda y tardea bastante. Llega a distraerse y hace un amago de rajarse pero un peón incumple su obligación y lo llama con el capote por dos veces, ahí lo tienen:



Mientras, Navarrete mueve el caballo de la cuadra Heyral que va ataviado con esos horribles manguitos que les ponen. El toro se arranca, el público aplaude, la música suena y... ¡el novillo huye al hierro de forma escandalosa! El piquero se queda compuesto y sin novia:



El cante de gallina ha sido monumental. Es posible que el novillo haya comprobado en el segundo que no había futuro allí empujando. Puede que se haya convencido de que en el peto no dan almendras garrapiñadas. Será lo que sea pero ha huido como alma que lleva el diablo.

Lo hacen muchos toros en el tercer puyazo pero no lo vemos casi nunca porque siempre nos hurtan la posibilidad de comprobarlo. Aquí tienen el vídeo del amigo Florenza y pulsando aquí pueden ver el picotazo desde otro ángulo. Atentos porque el segundo es más corto pero al principio justo de la secuencia se ve a la izquierda el capote del subalterno provocando la embestida, vean:



Luego nos intentan dar gato por liebre en los medios. En Aplausos dicen que 'un bravo dolores protagonizó un vibrante tercio de varas y fue premiado con la vuelta al ruedo'. En La Vanguardia digital, que fue 'un bravo utrero de Dolores Aguirre, codicioso y de emocionantes embestidas'. En Cope.es, que estamos ante 'un bravo novillo de Dolores Aguirre de vuelta al ruedo'.


Curiosamente, en ninguna de las crónicas francesas que hemos leído por ahí se lo califica como bravo. Sí coinciden varios en que una cuarta entrada hubiera sacado de dudas. Nosotros no tenemos ninguna, ya lo han visto. ¿Alguien cree que en una cuarta entrada no vuelve a irse de naja? Es posible que ni acuda, cubriríamos todas las apuestas.



En nuestra modesta opinión, de bravo, nada de nada. Luego dicen que en la muleta embistió codicioso, cosa que no hemos podido comprobar, pero sí hemos visto fotos como ésta de abajo donde el animal viaja con el rabo enhiesto, como los aguirres buenos (vuelvan al primer puyazo y fíjense también en el rabo):




Pero bravo, no. Y pañuelo azul, tampoco, por supuesto. 

Hay ganaderías como la de Garcigrande que toda la vida nos ha dejado con la incógnita de su bravura porque no hay forma de que vayan tres veces al caballo. Una vez fue uno de Morante porque en el primero derribó de un topetazo. En la primera entrada suelen empujar con ganas pero después, siempre queda la duda. Si Justo Hernández lee estas líneas, cosa que no creemos, que nos apunte el nombre de algún otro de sus miles de toros lidiados que haya tomado tres puyazos además del citado de Morante.

Pero él está en la onda del toro posmoderno. Por eso es perfectamente lógica esta reflexión suya:

"Verse arrancar un toro de lejos es hermoso, pero la bravura es más que eso. La puya o el caballo, el tercio de varas o como queramos decirle, era la medida que tenían los antiguos para medir la bravura, pero hoy en día se ha llegado a un nivel de selección increíble que la hace innecesaria"

Vayan a esta entrada donde hablábamos de él. Dicen estos ganaderos que lo que más castiga al toro es la muleta. Entonces, ¿por qué no hacemos de una vez la corrida sin picadores? Lo proponíamos aquí.

Pues esa historia de que al toro actual se le exige más que nunca es algo que discutiremos siempre. Nos referimos al toro posmoderno, el que pasa de visita por el caballo y al que luego pegan cincuenta pases abriéndole la puerta. Sí, son muchos pases pero todos en línea recta precisamente para no quebrantarlo. Si le pegasen diez bien rematados en la cadera, ese torito de hogaño, modelo de bravura para muchos, se rompería como un pastelito de hojaldre.

Lo decía Jerezano aquí:

"Con un toro al que le pegas un muletazo y se te va a diez metros, puedes darte el lujo de pegarle veinte pases en el mismo sitio... aunque, con tanto pase seguido, la gente se aburre"


FOTO: Elsa Vielzeuf

Nosotros somos de los antiguos, de los que miden la bravura del toro en el caballo, y a estas alturas ya no vamos a cambiar. Aunque podríamos llegar a un acuerdo. Esa entente llegaría si se interpretase el puyazo como un muletazo, así podríamos calibrar la bravura de los toros mucho mejor. Lo explicábamos aquí a cuenta de la corrida concurso de Zaragoza y de la forma en que picó Jorge Torres.



Pero, claro, luego salen los comentaristas televisivos y se quejan si se da lustre al primer tercio. Nos vienen con aquello de que 'no podemos convertir la corrida en un tentadero' (recuerden aquí). 

Que conste que seremos los primeros que digamos que un toro está visto si su pelea ha sido vulgar y ha tardeado lo indecible porque no quiere ir. En esos casos, cambio de tercio y a otra cosa. Pero no a hacerlo por sistema, igual que no al monopuyazo asesino, no a colocar el toro en suerte de cualquier manera, no a la carioca, no a pincharle en el lomo, no a barrenar y no a todas esas cosas que son el pan nuestro de cada tarde.

Y sí a las tres entradas para decidir si calificamos un toro como bravo de verdad o nos tenemos que conformar con suponerlo. Comadroso no fue bravo porque la bravura, como el toreo, es una cosa mu seria.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




20 comentarios:

  1. Saludos Rafa, muchas gracias una vez más, por dedicar su tiempo a instruirnos y por hacer estas entradas tan interesantes.
    Por mi parte, la he leído con mucho pesar, hasta me he dado el lujo de molestarme y siento a Comadroso como una causa perdida, uno más.
    Finalmente, usted enumera, en los últimos renglones de ésta entrada las causas por las que todo es un sin sentido: El picador ha machacado al novillo amparado en la madera... Le da a duro por peseta...otras veces se pica fuera del morrillo, carioca, desproporción en el peso de los caballos, excesos de protección en el peto de forma que el burel no tiene opción A NADA, El picador ( destroza y machaca) sin exponer nada, vergüenza de chaquetilla bordada en oro, recuerdo de un lejano pasado dónde los del Castoreño eran respetados, pagados y formaban parte importante del devenir de la corrida. La Vara de Detener. Está bien claro que NO vamos a volver a los jamelgos de deshecho desnudos, aquellos toros antiguos, cuyos azulejos en las plazas antiguas nos hablan de muchos caballos muertos... tomó 17 varas...en serio?? Hoy les cuesta mucho tomar dos varas y no llegan a la tercera y aquellos tomaban 12...15...17 varas????
    Victorino, Cuadri exigen la tercera vara, obvio, pero a qué vara se refieren???? Un caballo tanqueta protegido por un blindaje?? Picador destrocando vértebras muy a su sabor??? Barrenando, tapando salida, etc etc etc todo ello sin multas, con total impunidad??? Es eso lo qué pide el ganadero???
    Me molesta que se trate al toro con tanta injusticia, sí veis que sólo faltó qué sacasen un fusil y le peguen dos tiros, si a Comadroso, cómo a otros, le han jugado muy sucio, sí todas las cartas estaban marcadas, si la bravura es un asunto mu serio... oigan, háganse ganaderos, pasen años tras un hato de ganado y luego, tras el embarque, déjense apalear sin más, monopuyazo & Company.
    Con éstas y otras cosas nos distraernos, pues tal cómo pinta la cosa, muchos de los que no hemos visto toros éste verano yá no los volveremos a ver nunca más. La pandemia ha venido para quedarse.
    Saludos desde Almería y disculpe las molestias.
    Ángel Magán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay molestia que valga, faltaría más. Quizás el comportamiento de Comadroso fue el adecuado en un animal que ve que lo han metido en una trampa sanguinaria y decide no colaborar con el sistema. Si el pobre novillo hablase, me diría 'oiga, listo, usted que me califica como cantante de gallina, ¿qué hubiera hecho en mi lugar tanto que habla?'

      Posiblemente tenga razón. Dicho esto, ojalá en cada novillada viésemos cuatro o cinco Comadrosos, vaya eso por delante. Pero esta desazón que muestra usted en su comentario es la misma que sentimos todos ante un primer tercio que, como decía el novillero De Manuel, 'en España es sólo un trámite'.

      Nos referimos a él porque vimos en Arnedo cómo su picador Leiro le pegó una lanzada asesina en el lomo a su novillo de Escolar con el caballazo acostado en tablas para así barrenar y recargar impunemente hasta convertir el espectáculo en algo realmente repugnante. Lo pueden recordar aquí en una crónica que titulábamos 'La tarde del asqueroso monopuyazo español':

      http://toreoenredhondo.blogspot.com/2019/09/arnedo-2019-1-escolar-la-tarde-del.html

      ¿A qué viene este recordatorio? Pues a que el apoderado de De Manuel es Aragón Cancela, ¡un ganadero! Ahí queda claro que les da igual ocho que ochenta. En esa crónica decíamos que ojalá traten a sus santacolomas como él trata los novillos que mata su pupilo, ya que el novillero dijo al final de la corrida que 'yo en el primer tercio me fijo en mi apoderado'. ¿Qué podemos esperar de todo esto?

      Saludos.

      Eliminar
  2. Después de la secunda puya, Montero le pidió a su picador el regatón, presumiblemente para ahorrar energía al toro, pero Navarrete, después de girar la vara hacia la madera, volvió a colocar el hierro a lo normal. Vi el toro salir en el tercer puyaso, pero llevó dos días analizar lo que había visto antes de darme cuenta de que no merecía la vuelta Comadroso, lo pedí pero aún estaba frente al primer encuentra, en la nubes. Comadroso fue un toro encastado con una nobleza rara en lo habitual de los Dolores, pero tienes razon Rafa, no fué un toro bravo. Montero se encuentró mejor frente al del Conde, cargando la suerte, por fin toreando. No fue el caso con Comadroso quien comió la muleta sin pedir nada más que ir y volver sin mirar a Francisco. Resultó que no podía matar el bien que no lo había toreado, cuatro entradas a matar por una entera bien colocada.
    Alain;
    Merci de nous éclairer chaque fois. Le réel et les sentiments ne font pas toujours bon ménage.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente lo que comenta usted del regatón es lo que yo había escrito en la entrada al principio. Pero me vi obligado a rectificar tras leer lo que dijo Laurent Giner, que copio aquí:

      "El presidente y yo hubiéramos querido un puyazo más. A mí no me gustó que le dieran un puyazo con el regatón porque el toro chocó contra algo y no tuvo la sensación de castigo. Creo que si le castigan, no mansea. El regatón no me gusta, prefiero la puya de tienta o sólo meter y levantar rápido".

      Amplié la imagen para ver que, efectivamente, aquello no era el regatón y por eso dejé en la entrada la duda. No obstante, si usted se dio cuenta de lo que pasó, no comprendo cómo Giner no lo vio.

      Merci à vous, monsieur. Il faut garder toujours la tête froide.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Cadavezmasdesencantado30 de julio de 2020, 17:50

    Eso del tentadero lo diría por el bien del "consumidor".
    No recuerdo ahora mismo la corrida televisada pero en ella escuché:
    -¡Que bola más bonita le han dejado!
    -¡Atiende como estrellan al animal contra el burladero!
    -¡Madre mía qué cantidad de mantazos para dejarlo en el caballo!
    -¡Pero hombre pique usted en el sitio!
    -¡Ni uno asomándose al balcón!
    -¡Póngase a torear!
    -¡Se dobla más que la masa madre!
    -Todos para afuera
    -¡Bajonazo!, Que sois matadores de toros.
    Perdone, ahora caigo:lo soñé. El calor hace estragos.
    Eso sí,lo del tentadero se lo he escuchado en más de una ocasión al docto Emiliocaesinpuntilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda lo soñó, fue una pesadilla porque es imposible una corrida comentada en esos términos.

      Pero sí sería posible la incorporación al equipo de comentaristas de uno que hiciera de abogado del diablo a la muerte de cada toro. Maxi podría hacerlo perfectamente si dejase el grupo de palmeros donde está ahora ubicado muy confortablemente porque allí todo el mundo es bueno.

      Aunque en caso de instaurar esa figura (cosa que propuse personalmente a Germán en las jornadas de Pamplona), debería comentar desde su casa porque si no, terminarían llegando a las manos con Muñoz. No sería el primero ni el segundo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Enhorabuena Rafa por el blog tan interesante y tan distinto a lo establecido comúnmente. Dicho esto discrepo en algunas cuestiones.
    No en que el novillo de Dolores no le parezca bravo, para mí es bravucón y encastado, con una punta de mansedumbre. Siempre lleva la cara alta en el peto.
    Lo compara con Bastonito y dice que la pelea de este es inferior. Para mí, de ninguna manera. Le pegan menos con la vara pero hace un primer puyazo de tres minutos empujando con la cara abajo y fijo. En el segundo, se arranca bien y otra vez,lacara abajo y fijo. No hay tercer puyazo pero seguro que lo hubiera repetido. Recibe menos castigo con la vara pero se emplea mucho más y eso también desgasta, es mi opinión.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, gracias por sus palabras y me alegro de que le guste el blog.

      No me duelen prendas en reconocer que Bastonito empuja con la cara abajo y más fijo. He puesto que la pelea de Comadroso era superior a la de Bastonito y, entrando en detalles, la cosa daría para una bonita discusión porque habría que valorar que el de Aguirre se viene alegre de mucho más lejos que el de Ibán.

      Dicho lo cual, usted mismo entra en la suposición cuando dice 'seguro que lo hubiera repetido' en una tercera entrada. ¿Seguro? Eso es lo que afirman todos los 'bastonitistas'. Como digo en el texto, 'obras son amores...'

      El tal 'Cobradiezmos' sigue siendo calificado alegre e inmerecidamente como bravo con sólo dos entradas al caballo y ambas clarísimamente inferiores a los dos animales que comentábamos.

      Cerramos con las palabras de Victorino padre que firmamos totalmente:

      "El primer puyazo no cuenta. Al primer puyazo va una vaca mansa que la pongas ahí delante porque no sabe qué le espera. En el segundo empezaremos a ver si es bravo según cómo pelee en el peto. Y en el tercero es cuando hay que poner el toro largo y valorar su pelea y si sale suelto"

      Saludos.

      Eliminar
  5. Saludos de nuevo. El toreo es una cosa "mu" seria, partimos de ésta base. El toreo precisa de unos principios y unos valores, sin los cuáles queda totalmente desnudo, sin aliciente, como sombra sin cuerpo que lo fundamente. Esos valores son la honestidad, la verdad y todos los calificativos adyacentes a estos.
    Si fuésemos a calibrar la calidad de un potro pura sangre ( caballo de carreras) y lo ponemos a correr sobre un sembrado de patatas... sí el jockey que lo monta es un señor obeso... sí no se cuidan los detalles, después, cuando veamos que el cronómetro indica una carrera vergonzosa...diremos qué el potro cantó la gallina????
    Hablamos de pelea en el caballo de un novillo, cuando todo fué hecho a contramano ( por no emplear calificativos más propios de un bujío del puerto) ponemos como ejemplo la opinión del ganadero, cuando en un téntadero todos y cada uno de los actuantes están en su sitio, actúan según criterio del ganadeo y se pica " como Díos manda", es decir qué si se toman tres varas o las que sean, llevan un castigo medido, un deseo de calibrar la bravura, luego en la plaza, a ciertas ganaderías se les castiga de manera extrema. Así es qué hablamos por hablar, tanto en el caso de Bastonito...suponiendo, Comadroso...a duro por peseta de castigo y tantos y tantos toros y novillos pasados por la máquina de picar carne, no se les trató con honestidad, fueron potros de rabia y miel sobre campos de patatas y cuya carrera hacía el confin del horizonte no llegó a nada por mor de los astros...o quizás porqué ese día el horóscopo del picador no decía que hoy harás algo que se recordará por siempre.
    En el toreo sin honestidad y verdad no hay nada. Un saludo desde Almería.
    Ángel Magán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su comparación con el pura sangre corriendo por un sembrado me parece muy acertada. Cuando ves el maltrato en el caballo te planteas lo que debe de sentir el ganadero tras haber criado cuatro años ese animal para verlo humillado y masacrado de esa manera.

      No me queda claro si cuando se refiere a la opinión del ganadero habla de lo que he puesto más arriba de Victorino. Esas frases del paleto no iban por lo que debe hacerse en un tentadero sino que él hablaba inequívocamente de una corrida y de la lidia de cualquier toro.

      Saludos.

      Eliminar
    2. La opinión de Victorino-padre respecto de las tres varas exigibles me parece "El Evangelio", así mismo, es muy notorio qué en los tentaderos de Victorino, como en muchas otras ganaderías, se cuidan mucho tanto al caballo cómo al picador y ambos están bajo la inquisidora mirada del ganadero, hay un vídeo por ahí de un tentadero de Victorino dónde el padre dice expresamente que nada de aprendices de picar, qué vengan ya aprendidos.
      Ya sé que se refiere a las tres varas en una corrida con público, en una lidia ordinaria, yo creo que sería muy necesario y exigible trasladar la seriedad y el rigor de un tentadero a la plaza de toros, cumplir el reglamento y dosificar el castigo. Usted mismo, S.r Rafa pidió algo así en aquella entrada donde se hablaba de usar el caballo de picar cómo una muleta, haciendo un castigo medido y pudiendo, de ése modo, hacer más entradas al caballo, tres...cuatro... lucir al burel desde lejos...etc.etc.y hacer, en definitiva, un espectáculo vistoso, útil y nada cruento acorde con lo qué debería ser la seriedad del toreo.
      "...eso pido, y barras derechas"

      Eliminar
    3. Ya habrá visto en la entrada que precisamente enlazo a aquella otra donde explicaba lo del puyazo entendido como un muletazo.

      Pero todo eso que pide usted, y que pido yo, es como pedir uvas a la higuera.

      Saludos.

      Eliminar

    4. Buenas tardes, Don Rafael y la compaña:
      Al señor Magán me gustaría transmitirle mi experiencia en los pocos tentaderos a los que he asistido, los cuales me han decepcionado bastante en el sentido de que se alejan bastante de lo que usted indica (y que debería ser la norma), ya no le digo de los que se llevaban a cabo en tiempos de mi padre, cuando el ganadero era un señor feudal de la cancela de la finca para dentro.
      Hoy día lo que he comprobado es que los toreros y subalternos tratan al ganado y al ganadero casi con la misma displicencia y egoísmo que muestran luego en la plaza, ponen la vaca en el caballo de cualquier manera y la quitan aún peor,se comportan con falta de profesionalidad, torean para ellos y no para el ganadero; todo rezuma una repulsión hacia el caballo, pues es un ladrón de las decenas de muletazos que ellos gustan de infligir a todo astado que se ponga a su alcance.
      En fin, que las pésimas lidias que en general presenciamos (o presenciábamos, quién sabe..) en la plaza no son sino el reflejo de lo que han mamado en las escuelas taurinas y luego han ensayado en los tentaderos.
      Disculpen mi pesimismo y visión negativa, pero es que el bozal que estos desvergonzados nos han impuesto me tiene con el mismo estado de ánimo que a un bravo con las humillantes fundas recién puestas en el vergonzante mueco.
      Un cordial saludo a usted, a Don Rafael y a sus selectos lectores

      Eliminar
    5. Veo con preocupación que sigue usted inmerso en un pesimismo que no le abandona. No obstante, en el caso que cuenta tengo que darle la razón. Un ganadero me comentaba: '¡cuánto cuesta hoy en día que dejen puesta en suerte la vaca donde les has dicho!' Él lo achacaba a la falta de oficio. A eso podríamos añadir lo que usted dice de la despreocupación total por el primer tercio tanto en las escuelas taurinas como en los festejos.

      Anímese, hombre. Puestos a escoger, es mejor que te pongan fundas a que te afeiten. Aunque cuando nos las quiten, vaya usted a saber si no nos harán la bolita...

      Saludos.

      Eliminar
    6. Estoy de acuerdo con usted señor Curro, yo vi uno que parecía Tordesillas, y al decirle al picador aquello, se enojo....cuando se lo dijo todo kiski, algo mejoro, poco. Rafa, mas magnanimidad con los novillos, magnanimidad, no mariconeo. Fuen un Buen novillo (visto en video), no bravo, pero digno, tenían que salir todos los dias un par asi, para todo Dios. ¿ Cuantos animales has visto de Dolores Aguirre Bravos Bravos ? Yo 3, Un colorado en Tafalla Para Rafaelillo al que no le pudo y quiso poderle, y dos burracos para Joselillo en Iruña City, cuando la Doña echo durante 4 años seguidos unod corrideones de la ostia,y siempre, interesante el ganado.
      Me sigues sin gustar como augur, mecionaste algo de Zaballos que me dejo pensando en la roca Tarpeya......
      Un saludo a toda la tropa.
      Kaparra

      Eliminar
    7. En un comentario más arriba digo que "ojalá en cada novillada viésemos cuatro o cinco Comadrosos".

      Bravos-bravos de Aguirre... pues tendría que hacer un gran esfuerzo de memoria.

      Respecto a la magnanimidad, me interesaba destacar el cante de gallina dedicado a todos los aficionados que creen que con dos entradas es suficiente.

      Saludos.

      Eliminar
  6. No hay como el tema taurino BIEN entendido, BIEN lidiado, BIEN presentado. A la antigua, como menciona Vd., Dn. Rafa. Artículo de dos orejas y vuelta al ruedo, faena de mucho conocimiento, como suelen ser las de su arte y autoría. 'Crítico de renombre, cronista de época'... para fortuna del aficionado de hoy. Mil gracias. // Atte., Torotino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pero usted exagera. Saludos.

      Eliminar
    2. Y además, modesto. La supuesta 'exageración' responde a la calidad de su trabajo. Honesta emoción, contento no fingido en los tendidos por la altura de sus faenas; sincera opinión de mi parte... y muy agradecido. // Atte., Torotino [J. Valdivia]

      Eliminar
    3. Bueno, pues gracias de nuevo. Saludos.

      Eliminar

LOS USUARIOS DE IPHONE, APPLE O SAFARI DEBEN ENVIAR SUS COMENTARIOS AL CORREO ADJUNTO YA QUE LA ENTRADA SÓLO PERMITE ANDROID: clea89@outlook.es DISCULPEN LAS MOLESTIAS.