Follow by Email

domingo, 23 de junio de 2013

San Juan, fiesta de Turin, ciudad del toro

El nombre
La leyenda dice que el príncipe egipcio Fetonte, allí donde el Po confluye con el Dora, fundó la ciudad de Taurina (alrededor del año 1523 a.C., antes aún que Troya), en honor de Apis, divinidad egipcia de rasgos taurinos. Los Taurinos, en cambio, población de ascendencia celta-lígure insediaron en el siglo III a.C un pueblo de nombre Taurasia, de la palabra indígena tauro, monte, cambiada mas tarde, por analogía, en el símbolo del toro. Entre el 29 y el 28 a.C., los romanos establecieron aquí la colonia de Julia Augusta Taurinorum, que después redujo su nombre al de Taurinorum, para indicar el lugar en el que vivían los Taurinos, simplificándose luego en Taurinos y por fin en Torino.





El símbolo
En 1335 en la esquina entre la Via Garibaldi (entonces llamada la Via Grossa) y la Via San Francesco d’Assisi, surgía una torre de 55 m de altura, la Torre de San Giorgio, en cuya cima había un toro de bronce dorado. La figura estaba hueca y el viento, al pasar por las fauces abiertas del animal emitía un ruido que anunciaba a los habitantes de la ciudad que estaba llegando una tormenta. Los turineses lo llamaron Gioanet y lo eligieron símbolo de la ciudad. Durante la invasión francesa, Napoleón ordenó que se derribara, pero el espíritu de Gioanet sigue viviendo en los torelli (torèt) de las fuentes de hierro fundido y de color verde diseminadas por toda la ciudad.





El escudo
El toro alzado del escudo del ayuntamiento es el símbolo del carácter rebelde la ciudad y de sus habitantes. El símbolo apareció por primera vez en 1360 en el Codice della Catena, el primer estatuto turinés. Los colores originales eran el rojo y el plata siendo sustituidos en 1687 por el azul y el amarillo que representan , según el codigo heráldico,  el  manto del animal y el cielo.





 
Patrón y fiesta
El santo patronal de Turín es San Juan Bautista, cuya fiesta se celebra el 24 de junio, momento en el que la tradición bizantina situaba el solsticio de verano. A diferencia de todos los otros santos, San Juan se festeja en el día de su presunta concepción. Los orígenes de la fiesta se sitúan en el siglo XIII. Según las creencias populares coincidía con el comienzo del verano y era celebrada  con una vigilia, una procesión y un banquete acompañado de bailes y cantos delante del Duomo.  Los festejos terminaban con una gran hoguera (falò) preparada en la Piazza Castello. Aún hoy, si el falò cae hacia Porta Nuova, se dice que ese año será bueno para la ciudad.



( Texto sacado de la web del Ayuntamiento de Turin)












No hay comentarios:

Publicar un comentario