Follow by Email

lunes, 17 de junio de 2013

Un domingo en Las Ventas

12:00 Apartado

Recomiendo a todo el mundo, que tenga peques o no, que acuda alguna vez en su vida al apartado matutino en los que se sortean los toros que se lidiaran por la tarde.
Es una experiencia única llevar a los niños, aunque previo pago de 1€ luego a la salida puedes visitar el Museo Taurino.



Visita al Museo

Aprovechando la mañana dominguera, llevamos a los peques a visitar el Museo de la plaza de toros de Madrid, después del apartado y siguiendo la ruta que nuestros padres hacían con nosotros, que tanto nos gustaba y que hacía que nuestra afición fuera creciendo poco a poco.

Pero vamos que todo eso ha cambiado, desde el encanto y la solera del Museo, hasta la amabilidad de los empleados que allí trabajan.

Todavía recuerdo el impacto que provoco en mí, ver el traje de Manolete manchado de sangre, el día de su cogida. Yo creo que ahí fui consciente de que los toros eran de verdad y mataban a los toreros, aunque como preguntaba mi hijo ¿mamá se puede inventar algo para que los toros no maten a los toreros? a lo que su padre Rubén, contestó divinamente "si hijo, ya está inventado... el encaste de los toritos que salen como ovejas modorras".

Pues bien, ni el Museo tiene esa solera de antaño (según me informó "el borde" del empleado que allí había) había sufrido de dos reformas, a cada cuál peor claro, porque estar allí es como entrar en una nevera, ni su riqueza y valor eran los de antes.

A destacar los trajes de luces de Manolete y del Yiyo que allí se conservan del día de su trágica cogida, el de Juanita Cruz y el de Maribel Atienza con su horripilante muñeca-fetiche que daba más miedo que el toro de Miura que allí tienen y que mató a Espartero.

Si me pareció curioso la colección de banderillas (tres pares no más) en la que se pudo comprobar el doble arpón que tiene las banderillas negras.

Desde aquí y si sirve para algo por favor, currénse un poquito más el Museo Taurino y den algún curso de como atender al público a los empleados de dicho museo.

Tarde de toros

Aprovechando que toreaba Fernando Cruz, amigo nuestro, nos acercamos al Hotel para que los peques vieran lo que se cuece antes de salir a la plaza. Los nervios, la tensión, la emoción, las conversaciones de la cuadrilla. La despedida de la madre del torero. Puf, es una suerte poder vivir toda esa experiencia.


Después de saludar al torero y desearle toda la suerte del mundo, porque la iba a necesitar ya que habíamos visto los toros por la mañana y sabíamos que muucha suerte tenía que tener para poder cuajar alguna faena con semejantes nos fuimos hacía la plaza.


 

Y así fue, ¿pero hay derecho que pongan esos toros con tres chavales a los que se supone que dan una oportunidad en Madrid para triunfar?... Con razón estaban los tendidos medio vacios¡.  Lo siento, mi paciencia se había agotado, después de ver torear a Fernando, me fuí con mis niños a ver las mulillas, que estás si que tienen trapío.




Manoletina

1 comentario:

  1. Una vergüenza la inclusión de los dos desechas de Conde de la Maza en la corrida, no les debe haber costado a la empresa ni 1000 euros cada toro.
    Rubén Pinar vino con muchas ganas, tantas, que perjudico a Fernando Cruz en su primer toro, un toro muy justo de fuerzas, al que entró al quite el torero albaceteño, restandole por lo menos una buena tanda con al muleta a Fernando, que empezo equivocadamente la faena por bajo, cuando el toro lo que necesitaba era aire, no obstante fue lo mejor del torero de Chamberi en toda la tarde. Su segundo, fue una cabra impresentable del Conde de la Maza, en la tablilla decían que pesaba 560 kilos, aparentaba 100 menos. Lo mismo que el sexto. Toro totalmente invalido.
    Rubén Pinar aseado con su dos toros.
    Juan del Alamo, con muchas ganas. Torea largo y templado, eso si, conel pico de la muleta, oreja de saldo en el sexto, por su entrega toda la tarde.
    Los únicos toros, fuerón los sobreros de Carriquiri.
    T

    ResponderEliminar