Follow by Email

lunes, 22 de septiembre de 2014

NOVILLOS DE BARCIAL EN VIC-FEZENSAC:
LOS PATASBLANCAS VUELVEN A SU CASA
Decimos lo de la vuelta a casa porque era la decimosexta vez que la divisa blanquinegra lidiaba en Vic. Menos de media entrada para ver los patasblancas pero los que estaban eran los cabales, o sea, toristas al cien por cien. Los que vinimos esperando a los vega-villar nos encontramos con que el que hizo acto de presencia fue César Valencia. Luego vamos con él.
La presentación fue impecable, hubiesen pasado por toros en cualquier plaza de primera en España. Casi todos aplaudidos de salida. Había alguno que procedía del cruce desechado con sementales del Conde de la Corte. Puestos a hacer de adivinos, para nosotros podrían serlo el segundo  y el quinto en el orden de las fotos, que fue el de lidia. Aquí los tienen:






El juego en varas no fue espectacular como en otras ocasiones. Se arrancaron en general alegres, el quinto desde la otra punta de la plaza, pero bajo el peto alguno metió los riñones recargando y otros se dejaron pegar cabeceando. Acudieron 17 veces al caballo.

En ningún momento pusieron en apuros a los picadores –Rehabi se ganó fácil el sueldo recetando dos picotazos al cuarto-. Romaneó el quinto en el caballo de Sandoval, quien se llevó la ovación de la tarde. Este es el momento (por cierto, qué gusto volver a ver los caballos de 600 kgs. de Bonijol):
No perdió cartel Barcial pero tampoco fue una tarde para recordar. En la muleta duraron bastante, en la línea del toreo ‘moderno’. Pero ojo porque el último amargó la tarde a Soler como explicaremos después. Perfectamente se le puede dar otra oportunidad a la familia Cobaleda, especialmente gracias a ese quinto que se arrancó de largo al caballo. Aquí los tienen comentando la jugada.
CÉSAR VALENCIA. El venezolano nos causó una gratísima impresión. Su primero fue excelentemente picado por Iván García. Le dieron cincuenta capotazos en el primer tercio, error grave en este encaste como avisábamos aquí. En la muleta era revoltoso y con genio pero Valencia mostró mano firme, no le dudó y corrigió el defecto. Y sin torcer el torso como todos los que copian patéticamente a El Juli. Vean:
Muy bien. Solucionó con galanura algún aprieto al final de la faena. Pinchazo de ley y perpendicular desprendida perdiendo la muleta de efecto fulminante. Ahí lo tienen:

El presidente Thuries le negó absurdamente la oreja –a ver si esta exigencia la muestra en la Feria de Pentecostés y no con un novillero que sin duda mereció premio-. Además estuvo despistado mirando a las avutardas cuando Soler lo saludaba tras la faena.
Atención porque a su segundo lo saludó en tablas con dos faroles de rodillas –sí, dos faroles y no dos largas cambiadas, lo cual es de muchísimo merito-. Sandoval estuvo perfecto y Valencia puso banderillas disfrutando con el tranco del toro:
Pero en la segunda tanda se apagó y se le quedó debajo. El único recurso fue el arrimón que se siguió con emoción porque había peligro real. Observen la muleta plana:
En conclusión: César Valencia tiene una muñeca poderosa, corre la mano con gusto y demostró valor. Con estos mimbres, apostamos por él claramente –aunque cuando entre en contacto con las trampas de los taurinos igual se echa a perder, esperemos que no-.
TOMÁS ANGULO. Su primero metía bien la cara pero iba un tanto rebrincado. Por la derecha se acostaba, de ahí que uno de sus consejeros taurinos del callejón le gritase ‘¡Ábrelo pa fuera!’, o sea, ‘échatelo lo más lejos posible al final de cada pase’ (nuestras grandes figuras hacen esto como norma para ligar fraudulentamente los pases).
Dio un sainete a la hora de matar. Su segundo fue blandísimo y mansurrón. Dejó esta media en homenaje a Belmonte.
Pero en una plaza como esta nada de lo que hagas con este material tiene valor. Cuando jaleaba al público tras cada tanda tuvo que aguantar las burlas del respetable y el pobre no entendía nada. Debía de pensar ‘pero si en España cuando ejerces de limosnero de ovaciones te aplaude todo el mundo ¿qué pasa aquí?’ Pues que estás en una de las plazas serias de Francia, amigo. Se pegó un arrimón absurdo seguido con tedio por los aficionados. Eso sí, buena estocada casi entera desprendida:
VICENTE SOLER. Tuvo mala suerte en su lote. El primero se vio que tenía poca fuerza de salida y, aun así, fue y le pegó dos medias verónicas consecutivas para acabarlo de destroncar. Y nadie les avisa de que eso es un crimen. Clavó, como siempre, cuadrando en la cara -pero realiza el tercio demasiado rápido, tiene que dejarse ver, serenarse y tomarse su tiempo, que las prisas son de toreros malos-.

El novillo era noble y pronto pero embestía aborregado, con lo cual pudo torear de salón sin  que nadie tuviese ningún interés por lo que hacía.
Y el último sembró el pánico en el ruedo. Se coló de inicio por el izquierdo de tal manera que se nos antojó reparado de la vista. Nadie quería ni verlo y se hizo el amo. En varas, vean: primero con carioca infame, segundo en la paletilla, tercero en el lomo, cuarto tapando la salida y quinto en medio de un gran escándalo (desde nuestra localidad aseguraríamos que era 'Puchano' aunque, como siempre decimos, el picador no tiene culpa porque es un asalariado del maestro).
Este fue 'Cornicorto II':
El que pasó un rato malísimo fue el padre de Soler, que le acompaña en la cuadrilla y es su apoderado. Siguió la faena dentro del ruedo porque veía que en cualquier descuido el toro le echaría mano. Pareció que Soler se embraguetaría y quizás hubiésemos asistido a algo tan sensacional como lo de Lamelas que vimos aquí pero fue un espejismo (y a sus 18 años no lo vamos a censurar aquí).
Y eso fue todo. Nos hemos acordado de la célebre crónica de Corrochano: 'Es de Ronda y se llama Cayetano'. Aquí, con permiso, 'Es de Caracas y se llama César' (como Rincón...).
Saludos desde Tarragona. Rafa.

3 comentarios:

  1. Gran cronica!!! muy buena manera de reflejar lo que sucedio esa "tarde de toros".

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Insisto en que hacía mucho tiempo que un novillero no me gustaba tanto como Valencia. Respecto a los toros, siempre tiene una emoción especial haberlos visto primero en el campo y luego en la plaza pero yo esperaba más en el caballo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que hoy en dia,creo que TODAS las ganaderias,se esperan ver mas en el caballo,algunas mas que otras.

    ResponderEliminar