Follow by Email

viernes, 9 de enero de 2015

CUADRI (1): EL CASTAÑO APARTADO PARA MADRID
 
Hemos estado un par de días en Comeúñas acompañando a Gaspar a echar de comer a los toros de Fernando Cuadri. Les iremos enseñando con detalle los toros reseñados para las cuatro corridas que tiene este año: Valencia, Madrid, Azpeitia y Dax.

De momento, para abrir boca, este es el castaño que podría saltar a Las Ventas en primavera:

 
Hay cuatro castaños en la camada de este año y están adjudicados uno a cada una de las corridas preparadas. La verdad es que sería extraño ver una corrida de Cuadri con cuatro castaños y dos negros ¿verdad?


En la finca se refieren a estos castaños como 'colorados' -no así el ganadero, que dice 'castaño'-. 'Colorado' es una pinta con pelo de un solo color mientras que castaño es la combinación de dos, el colorado y el negro. Estamos, por tanto, ante un ejemplar claramente castaño.


Y además bocidorado como se aprecia aquí:

 
Véanlo reclamando la presencia en Comeúñas de SOS Racismo para tomar medidas precisamente en contra del racismo de los negros:

 
Suele pasar que los toros negros de Cuadri miran de reojo o directamente con mala idea a sus hermanos castaños. En esta foto lo entenderán mejor, fíjense:

 
Nuestro amigo tiene que ganarse la confianza de los negros para que no lo marginen. Ahí lo tienen intentando hacerse el simpático:


 
También es acaramelado de pitones, como se ve claramente aquí:


Para que aprecien debidamente el trapío pueden observar esta perspectiva ciertamente espectacular:


Don Celestino tenía un poco de manía a lo que le salía castaño. La consecuencia era que pegaba unas palizas monumentales a las vacas castañas en el tentadero. Exigía bastante más a éstas que a las negras. Pero lo castaño sigue saliendo en forma de salto atrás porque los hijos son más ecuánimes y exigen lo mismo a todas.

 
Olvidé preguntar si todo lo castaño en casa de Cuadri viene de 'Baturro' o no es tan simple como parece.

Cuando se acostumbró a nuestra presencia, no se hacen idea ustedes del placer que era estar apoyado en la pared del cercado viendo cómo venía hacia la cámara esta auténtica maravilla.

Silencio total, el sol entrando y saliendo por entre las nubes y el toro a diez metros... Unos instantes inolvidables.
 
 
Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. Un placer visitar esa casa. Supongo, Rafa, que el Toro a diez metros...tapia de por medio...¿no?.

    ResponderEliminar
  2. Sí, estaba apoyado en la pared por la parte de afuera. No fue así en las fotos que enseñaremos de la corrida de Valencia, donde estuvimos a pie firme a veinte metros de algún toro en la confianza de que Gaspar, el mayoral, nos haría el quite si hacía falta... Ahí, sin tapia de por medio. Pero mi testimonio no vale ¡porque no tengo testigos!

    ResponderEliminar