Follow by Email

lunes, 9 de abril de 2018

UN VOLAPIÉ ESPLÉNDIDO DE DIEGO PUERTA

En los tiempos que corren abundan los navajazos y las puñaladas a la hora de matar. Precisamente titulábamos hace dos años una entrada afirmando que 'la estocada no es una puñalada'. Eso lo decía Rafael Ortega (pulsen aquí).

El uno de julio de 1965 se lidiaban seis murubes de Urquijo en la corrida de la prensa. Éste era el cartel:



El mayoral avisaba de que la corrida venía con hechuras de embestir y 'terciadita, como gusta a los toreros'. Luego salió blanda excepto el cuarto, que pesó 516 kilos y sacó un poco de raza y algo de picante. 

Diego Puerta cortó una oreja y dio tres vueltas al ruedo en su primero, de 485 kilos. Cañabate se quejaba de las veces que se concedían en Madrid dos orejas por faenas insulsas y cómo el presidente se las había negado a Puerta esa tarde. Su célebre crónica se titulaba así:



A su segundo lo recibió por verónicas y luego le hizo un quite por delantales. A la vuelta de éste fue arrollado a pesar de las dimensiones para nuestro gusto exageradas de su capote:



Afortunadamente, el propio capote distrajo al toro y el maestro se levantó pensando que había hecho carne:



Se duele en el tercio:



Cuando llega la barrera todo el mundo ve que la taleguilla está destrozada y por si acaso pasa a la enfermería. 



De allí salió con los pantalones de un monosabio o de un arenero, según versiones. Ahí lo tienen:



Pueden pulsar aquí a partir del 8'06'' para ver lo que les estamos comentando pero vayan especialmente al minuto 9 porque la estocada es de antología. En aquella entrada que enlazábamos al principio, explicábamos la forma de ejecutar una estocada como Dios manda. Pues Diego Puerta, con sus pantalones de lo que sea, se acerca bastante a la perfección.

Se coloca a la distancia correcta, ni muy cerca ni muy lejos. La mano, rozando la barbilla, sin estirar el brazo para pegar la puñalada traicionera como vemos ahora cada tarde:



Avanza lentamente marcando al toro la embestida echándole la muleta a la cara. Sigue sin estirar el brazo como ven:



No gira la mano para tapar la cara del toro pegándole un telonazo que lo deje ciego como hoy hacen todos imitando a 'El Juli' (recuerden aquí). El único pero que le ponemos es que levanta un poco la mano clavando a capón aunque nada que ver con Perera, Ureña, Simón o el citado López:



Ya ven que el toro no ayuda nada, es un volapié clásico. Clava sin saltar porque es un torero y no un saltimbanqui. En el vídeo no se aprecia que la estocada cayó un poco atravesada:



El diestro no se queda en la cara sino que cruza y sale por el costillar:



Observen que no ha tirado la muleta para aliviarse (Álvaro Lorenzo salió por la puerta grande de Las Ventas el otro día y mató los dos toros tirando la muleta):



Mejor que ver las imágenes que hemos capturado es ir al vídeo que les enlazamos y apreciar la galanura con que Diego Valor realiza la suerte. En El Ruedo titulaban así aunque faltan los acentos:



Cortó otra oreja y dio dos vueltas al ruedo. La suma total es ésta:



En la película se ve cómo los capitalistas se pelean por sacarlo a hombros. Al final, salida por la puerta grande dejando una estocada para el recuerdo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.










9 comentarios:

  1. El gran Diego Puerta, torero de gran VALOR (que no temeridad) al que añadió siempre la pinturería y gracia sevillana.

    Saludos

    Pocho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vi que usted también le rindió homenaje en su blog:

      http://eldesjarretedeacho.blogspot.com.es/2018/04/diego-puerta-valor-espartano-ante.html?m=1

      Saludos.

      Eliminar
  2. Demasiada distancia?

    Gracias rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que se refiere a si se perfila quizás a demasiada distancia. Creo que no. Yo no termino de ver claro lo de Ostos cuando decía que la punta del estaquillador debería tocar el morro del toro al perfilarte. A mí eso me parece demasiado cerca. El otro extremo son Simón o Manzanares, que se van a cinco metros. Pienso que Puerta está a una distancia correcta aunque le daré un poco la razón reconociendo que si se hubiese perfilado medio metro más adelante es posible que fuera indiscutible.

      A Rafael Ortega le leí hace muchos años lo de 'ni muy cerca ni muy lejos' y me parece perfecto.

      Saludos.

      Eliminar
    2. De todas formas, el as de espadas, cuando le insistían en la distancia correcta para perfilarse acababa diciendo que "para enganchar al toro de verdad bien y hacer la suerte como debe hacerse, de dos metros a dos metros y medio".

      Si se fijan, a esa distancia se ha perfilado Diego Puerta.

      Eliminar
  3. Con as de espadas no se refier a don luis ni al negro??

    Creo q mas bien esta a tres metros, por eso en el embroque el toro ya ha levantado la cabeza.

    Me encantaria poder debatir estos temas tan cruciales, pero el torero no sale atropellado del volapie excepto q el toro no humille o se haya lanzado de lejos. Lo importante para q la suerte quede lucida en el volapie es saber acercarse a la cara. Y para poder acercarse hay q destroncar... es una pena tenerse q aguantar un toston de pases previamente.

    (Alli le mandamos un buen paquete de agua desde mas arriba)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deduzco que don Luis es Luis Freg pero el negro no sé si es el papa negro (?). Que yo sepa, al coloso de Cretas no le llamaban 'negro'.

      No, para mí el as de espadas es Rafael Ortega. Yo estoy siempre a lo que diga él.

      Saludos (llegó el agua esta mañana pero me temo que no servirá para humedecer las ideas de algunos que bien lo necesitan).

      Eliminar
  4. Mazzantini y frascuelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya...yo me quedé pensando en el siglo pasado pero usted estaba en el anterior. Ya puestos, podría haber incluído también a '¡No te tires, Reverte!'

      Eliminar