Follow by Email

domingo, 26 de mayo de 2013

GOLPE DE ESTADO FALLIDO DE VICTORINO

Mucho se ha escrito sobre la encerrona de Talavante con los victorinos. Se ha criticado al ganadero por la presentación y el juego discreto de los toros y se ha criticado al diestro por su fiasco.
Los que seguimos los toros de victorino con interés vemos que da la impresión de que estén echando agua al vino. Algo de eso decía yo mismo desde aquí comentando el desafío ganadero de la feria de Castellón (fotos de más abajo y pulsar aquí para la crónica).
 
A Victorino padre lo puso en la cima Navalón, alabando sus toros frente a los animalillos inválidos que proliferaban en aquella época. Victorino hijo hace tiempo que ha visto que esto de los toros está derivando hacia un espectáculo del tipo operístico o de ballet -ya anunciaba Esplá que el futuro de los toros iría por reconvertir el espectáculo en algo cercano a estos eventos teatrales-.
 
De ahí que veamos menos victorinos que aprieten en el caballo, trámite engorroso en los tiempos actuales excepto en algunas plazas de Francia. Y luego, en la muleta, cada vez son menos revoltosos y menos problemáticos. Ya no cambian sorprendentemente su comportamiento como en la época histórica de Ruiz Miguel. Ya no plantean problemas al diestro, que puede permitirse el lujo de venir con la faena hecha desde el hotel como con los toretes al uso.
 


Es simplemente una intuición mía que Victorino hijo quizás pensó que era el momento de dar un golpe de estado contra el encaste dominante. Si una figura -presunta- del toreo se encerraba con sus toros, le escogíamos cuidadosamente los que asegurasen pocos problemas y acababa cortando orejas dado que ya no hay alimañas en Las Tiesas, las figuras podrían mirar hacia su finca para entrar en una vorágine de triunfos y de orejismo.
 
Pero no. Esas figuras no están capacitadas para beberse ese vino por mucha agua que tenga. Lo ha demostrado Talavante aunque ¿qué hubiesen hecho Perera, Manzanares, incluso El Juli esa misma tarde?
 
Espero que los dos Victorinos entiendan que no pueden ir contra el poder establecido y que la mejor opción es quitar un poco de agua al vino y elevar su graduación para que, por lo menos, no haya que tratarlos en el caballo como toros de Domecq y de los peores. Total, pueden permitirse ese lujo: ¡tienen todas las corridas vendidas de un año para otro!

Saludos desde Tarragona. Rafa.



2 comentarios:

  1. Buen enfoque. Hoy le llama "abrir la ganadería".
    Negocio, pérdida de identidad, moderniad, destoreo,... etc?

    ResponderEliminar
  2. Para mi, que los ganaderos, ademas de querer entrar en el mercado del torero "del arte", han tenido piedad de Talavante, y han pensado que en sus condiciones, mejor echarles los mas tontos, y esperar que no pase una desgracia. Ni con estas precauciones, ha podido con ellos. Si salen toros como los de la ultima de Bilbao, o los que vimos en Arles, hubiese sido mucho peor por el torero, que ya es decir.

    Es verdad que Los Victorinos ya no son los de antes, pero una corrida tan sosa como la de la encerrona, y en Madrid, es el colmo.
    Saludos
    Tauro

    ResponderEliminar