Follow by Email

miércoles, 22 de mayo de 2013

Hoy se lidia peor que nunca (y de toreo, ni hablar).

 Puchi perseguido por el toro, los demas, lejos de estar al quite (foto en salmonetesyanonosquedan.blogspot.com)
La accidentada corrida de Pedraza de Yeltes celebrada ayer en Madrid ha sido una muestra de la general falta  de capacidad lidiadora de la actual toreria andante, de oro, y de plata. Toreros y cuadrillas se vieron amenudo desbordados y puestos en apuros por unos toros mansos y complicados, pero con algo de poder. Mal picados, peor banderillados, sometidos a mantazos y trapazos, los toros sacaron a lucir todos sus defectos, y desarrollaron algunos mas, si cabe.

Al quinto, el que dejaba entrever mas motor y mas casta,  lo dejaron invalido estrellandole contra un burladero, en contra de lo establecido en el art. 71 del reglamento taurino:

"3. Queda prohibido recortar a la res, empaparla en el capote provocando el choque contra la barrera o hacerla derrotar en los burladeros. El lidiador que infrinja esta prohibición será advertido por el Presidente y, en su caso, podrá ser sancionado como autor de una infracción leve en los términos previstos en el capítulo III de la Ley 10/1991, de 4 de abril, y en el presente Reglamento, en particular si, a resultas de la acción irregular del lidiador, la res sufriera una merma sensible en sus facultades."

Ignoramos si el palco ha procedido como debia hacer en este caso. Lo que me pareciò lamentable, fue la tibia reaccion del publico. Tanto, y justamente, se enfadò con la escabechina perpetrada por Uceda Leal con el toro que no podia descabellar, y en cambio acepto como un accidente lo que fue un toricidio desleal a punta de capote.

Potrico, se empotrò en el burladero al cite de un capote (foto en salmonetesyanonosquedan.blogspot.com)
 La mismas carencias en la lidia han sido patentes, y a mi manera de entender han tenido mucho que ver, en la fracasada encerrona de Talavante con los Victorinos, toros que hasta en su version mas blanda, requieren un buen hacer lidiador que hizo falta en la desafortunada tarde.

Son pocos los toreros y los subalternos, a piè y a caballo, que siguen manteniendo un nivel aceptable, y en algun caso muy bueno, en esta dificil arte que es la de lidiar y matar toros bravos, y todos sabemos quienes son. Casi siempre los vemos en carteles de corridas llamadas "duras", que pueden salir bravas o mansas, pero siguen siendo corridas de toros, animales que plantean problemas que hay que solucionar.

Hay algunos que insisten en defender el llamado "toreo moderno", en que solo importa la faena de muleta, y solo si es a base de posturas, ligazon, circulares, arrimones y mas pamplinas. Uno de los mas illustres ejemplos lo podemos ver en un blog llamado La razón incorpórea que ya en una ocasion se citò en estas paginas. Es un blog muy interesante, en el cual con una aplastante erudicion  se intenta metodicamente de ensalzar las actuales y corrientes maneras de estar delante del toro, sacando a colacion ejemplos antiguos y argumentos historicos. Una labor a su manera loable, que por supuesto no comparto en sus contenidos, pero que creo imprescindible para contrastar opiniones y conocimientos, y tomar como ejemplo de como se puede llegar a tergiversar el tema taurino, dando piè a infinitas controversias. Ademas, el autor del blog parece persona muy culta y exquisita, y si se ha propuesto como mision defender su particular vision del toreo, està en su pleno derecho.

Lo que en sus peroratas tecnico-historicas el mismo autor obvia constantemente es que el toreo que defiende, solo es posible con el torito moderno de carril, que va y viene sin problemas, y que cuando se asoma en el ruedo un atisbo de casta, buena o mala que sea, todo el edificio de la tauromaquia 2.0 se derrumba por falta de cimientos.

Foto: ElChofre.com
Como antidoto, hay que dirigirse a las paginas de otro interesante blog de un autor colombiano que con mucha sorna se define "Reventador amargado",  de las cuales me permito copiar estos parrafos:

¿Qué decir? No deja de abofetear un hecho: que una considerada figura del toreo, se deje comer viva por una corrida dura de menor expresión. Y no es la primera vez del año: ya he dicho que Manzanares, con un Victorino más descastado y mal presentado, hizo en Sevilla un ridículo de proporciones manzanaristas; entonces no hablamos de Talavante y su petardo, sino de algo más efectivo, como que las figuras del toreo de la posmodernidad son la farsa. Uno puede imaginarse muertos de miedo y de incompetencia, a este grupo de figurillas ante un encierro encastado de Cuadri que se desvíe medio milímetro de la acometida absolutamente recta. Por ello, y amparado en la oreja que cortó pueblerinamente Perera en este San Isidro, uno está tentado a decir que las figuras del toreo no torean según la expresión más exacta de lo que se ha conocido desde siempre por torear, sino que instrumentan un producto reducido y falso: no hay toreo y no hay toro, pues no hay bravura real, ni desvío y canalización de esta bravura, pues torear es llevar al toro por donde este no quiere ir, o sea, no en línea recta, su viaje natural; estamos ante la muy dudosa capacidad de acompañar la embestida dócil, en línea recta, pues la debilidad de estos toritos no los deja ir rotos en curvas; entonces no es estrictamente torear, es acompañar, y hacerlo con estética y asentamiento; ¿pero esto puede considerarse como toreo en alguna otra época de nuestra historia, o como pegapasimo más bien? ¿Por qué todo se descuaderna, en cuanto salga un toro auténticamente bravo, e incluso con la mitad de un bravo, ante lo visto en Sevilla y Madrid? ¿Qué clase de tauromaquia es esta?

Tu quoque, Curro  (foto in salmonetesyanonosquedan.blogspot.com)

Manzanares abusando del pico. Foto en Reventadoramargado.blogspot.com
  Volvamos al tema. El dia de los Pedrazas, entre otros despropositos, vimos como a David Mora se le puso complicado su ultimo toro. Este torero, que tiene valor, disposicion, y se maneja bastante bien con el capote, sin embargo con la muleta aplica la receta del destoreo moderno, y como suele enfrentarse con corridas de las mas complicadas, esto le pasa factura. En Arles, con la de Cebada, le pasò lo mismo, y segun me dicen, no fue tan diferente en Vic.   El otro dia en Madrid, con el ejemplo de la foto de arriba, toreò como de costumbre, asi:


 Como podemos ver, entre el torero y el toro cabe otro toro. En su ultimo, el animal, que no era la tonta del bote, por la defectuosa colocacion del diestro, pudo distinguir perfectamente que a lado del trapo habia otro bulto, y pasò lo que tenia que pasar:



Afortunadamente, no hubo un percance grave, pero en el toreo, mas que en la escuela que pintò Goya, la letra con sangre entra.


Tauro

3 comentarios:

  1. El aficionado colombiano da en el clavo totalmente cuando dice esto:
    "¿Qué decir? No deja de abofetear un hecho: que una considerada figura del toreo, se deje comer viva por una corrida dura de menor expresión. Y no es la primera vez del año: ya he dicho que Manzanares, con un Victorino más descastado y mal presentado, hizo en Sevilla un ridículo de proporciones manzanaristas".
    De hecho, el toreo actual ya no es 'obligar a que el toro vaya por donde no quiere ir' sino 'acompañar al toro por donde va componiendo la figurita adoptando posturas forzadas'

    ResponderEliminar
  2. David Mora es un torero valiente, con estética y temple, pero le falta algo fundamental, que es mandar
    y nunca manda. Estuvo por debajo de sus dos oponentes que le tocaron en suerte.
    Peor estuvo Gallo, mas fuera de cacho y descargando descaradamente la suerte.
    Uceda, lo único que siempre hacía bien es matar. Ya ni eso. Un buen amigo, del blog desde la Alcarria,
    estuvo viendo los Victorinos en Talavera y también estuvo mal con la espada.
    Lo que esta claro, es que cuando sale un toro normal, la mayoría de los toreros, están por debajo de
    el. No te cuento ya si saliera bravo o simplemente encastado. Ayer paso lo mismo con la corrida de Parlade. En la que el Cid, como acostumbra últimamente estuvo despegadisimo en su toreo de muleta y Luque, paradigma del toreo moderno, hizo el ridículo La mala suerte para Fandiño, de los pocos toreros, que torean de verdad y le da igual la ganadería a la que se mida y la plaza donde toque lidiarlos. Una pena para los Adolfos , que se quedan huérfanos de un torero que podría sacarles partido..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se olvide respecto a Mora que lleva dos picadores con severas instrucciones de su parte para aniquilar sus toros en el caballo. Otro que tal baila es Rafaelillo. Ya no engañan a nadie (creo).

      Eliminar