Follow by Email

domingo, 11 de septiembre de 2016

ESPLÁ EN ARLES: "SUCUMBÍ A MI VANIDAD MÁS QUE A MI AFICIÓN"

¡Y BAUTISTA RECIBIENDO EXCELENTEMENTE!

Ya me dirán ustedes qué necesidad tiene uno como Esplá de jugarse la vida volviendo al ruedo. Comentábamos lo mismo de Dávila Miura en Pamplona. Esplá ha matado corridas de Miura, de Victorino, de Dolores Aguirre, de Cuadri, de Valverde... Si ahora te coge y te mata uno de Zalduendo ¿qué hacemos?

Esplá reconoció que aceptó torear porque sucumbió a su vanidad. Y faltó poco para que dejase su vida en Arles. La cogida fue parecida a la de Roca que ilustrábamos aquí. Esplá inicia un natural ayudado pero el toro va directo por él:



Observen que la confianza del diestro ante unos toros que iban y venían sin novedad hace que presente la muleta retrasada pero si ven el vídeo aquí se aprecia en el minuto 3'07'' que el toro ignora totalmente la muleta:



Tiene suerte en la caída porque choca antes con el lomo del toro. Pero cuando está en el suelo el toro intenta meterle el cuerno de forma muy parecida a la del malogrado Barrio:



No creemos que la cogida sea achacable a la forma física del diestro, estamos seguros de que un toro resabiado a Esplá no lo coge. Ese de Zalduendo, que colaboraba sin problemas, le lleva al exceso de confianza. Insistimos ¿qué necesidad tiene el alicantino de tentar al demonio? No siempre va a estar Nuestra Señora de los Remedios para hacerle el quite.

Pero lo mejor de la tarde corrió a cargo de Juan Bautista con dos estocadas de antología, ambas recibiendo. Sobre todo, la primera. Ya les dijimos que lo hizo en Azpeitia con pureza aunque pinchó (pulsen aquí). Pueden seguir la secuencia en el minuto 1'58'' porque vale la pena. Vean que se perfila bien, en la rectitud del toro y sin echar el brazo por delante:



La distancia es la correcta, no como Manzanares que, cuando recibe, se pone demasiado lejos -como también hacía Esplá porque decía que lo había visto en estampas antiguas-. Ahí el toro viene tan arrancando que no se puede torear. Bautista echa la muleta al morro y sigue sin darse ventaja adelantando el brazo:



Mantiene los pies en el suelo y no ha girado el estaquillador para tapar la cara al toro como hacen El Juli, Curro Díaz y otros:



No se queda en la cara del toro sino que se va por el costillar:



Y deja una casi entera un pelín trasera:



El único pero que le pondríamos es que la pierna izquierda, tras el cite, debería volver a su sitio. Si hubiera hecho eso, estaríamos ante una estocada recibiendo de enciclopedia taurina.

Y en su segundo, vuelve a recibir perfilándose perfectamente (en el 5'16''). Este es el momento del cite con la pierna:



Pero la pierna no ha vuelto a su sitio, observen:



Igual que Castella puso de moda los pases cambiados al inicio de faena, esperemos que entre Bautista, Manzanares y alguno más pongan de moda matar los toros en la suerte de recibir. Manzanares es preferible recibiendo que matando al volapié porque acostumbra a salirse de la suerte. Y López Simón dio hace un año la mejor estocada de su vida en Madrid (recuerden aquí). Fue recibiendo porque al volapié, López es especialmente desafortunado (recuerden ahora aquí). La estocada de Bautista quedó en todo lo alto:



Nosotros no somos aficionados a la casquería -y en Arles hubo para poner una parada en el Mercado de la Boquería- pero reconocemos que estas dos estocadas de Bautista valen sendas orejas. Por lo demás, pocas veces se habrá sentido más a gusto el francés toreando casi de salón a unos toretes muy dóciles y encima en su casa. Hubo algún pase bueno aislado pero destoreó a gusto, fíjense:



Por lo menos, no tuerce el torso ni arrastra la muleta como nuestras queridas figuras, eso es un punto a favor de él ¡aunque se coloque casi de espaldas al toro!:



A Morante se le ve permanentemente de perfil y sin hondura en los pases -aparte de ir feamente descalzo-:



Intenta hacer un buen volapié que inicia bien arrastrando los pies pero echando el brazo por delante:



Lo mejor es cómo torea con la mano izquierda porque en la estocada ¡también hay que torear! Que el toro 'te coja la mano izquierda con la boca y te la llene de baba' (Rafael Ortega):



Pero deja media ya que se queda en la cara. Observen cómo no cruza:



Nada que ver con el excelente volapié que receta Esplá al toro que casi lo mata. El brazo atrás y arrastrando los pies:



No tapa la cara del toro y sigue sin darse ventaja para apuñalar al toro alargando el brazo como hacen hoy casi todos:



Y sale por el costillar, comparen con la imagen anterior de Morante. Cuando un torero se queda en la cara al matar sólo hay una explicación: miedo.



Esplá deja una casi entera en todo lo alto y no tira la muleta como Ureña a pesar del gañafón del toro:



Y, por supuesto, sin brincar. Observen esta foto de Viard en Dax ¿Quién es, Iván Fandiño o Bob Beamon? Por cierto, creemos que fue aquí cuando el toro le hirió en la rodilla.



Destacar la naturalidad del toreo de Esplá. Nunca será ni el más valiente ni el más artista, pero corre la mano con esa naturalidad que tanto echamos en falta hoy en día. Naturalidad es hacer fácil lo difícil, no aparentar esfuerzo y, sobre todo, no retorcerse de manera grotesca:



Torear con naturalidad es lo mismo que cantar Donizetti como Tito Schipa o Schubert como Elisabeth Grümmer. Los aficionados al canto nos acaban de entender a la primera ¿a que sí?

Pero terminamos como empezábamos. Maestro ¿qué necesidad tiene usted de volverse a poner delante de un toro? Si es por dinero, nos callaremos. Si es por cualquier otra razón, no lo vuelva a hacer ¡Y no sea vanidoso!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





3 comentarios:

  1. En Francia llamó la atención que Morante se sumase como un capitalista más para portar en hombros a Esplá. Sin duda fue una decisión habilidosa para evitar el retirarse sólo y ganarse la bronca del respetable tras haber masacrado sus dos toros en varas.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Ha llegado este mensaje cortado. Lo ponemos por si el amigo anónimo lo quiere volver a enviar, no vaya a pensarse que hay algún tipo de censura.

      Eliminar