Follow by Email

domingo, 22 de septiembre de 2013

FERIA DE LOGROÑO, 2013:
LECHE DE SANTA COLOMA
Era la primera vez que uno veía seis ganaderías diferentes para seis toreros distintos. Muchos se temían la limpieza de corrales. Señores, siempre que un ganadero envía un toro suelto a una corrida limpia el corral. Además, en esta corrida teníamos tres toros nacidos en otoño ¡del 2007! El único cuatreño era el de Flor de Jara, o sea que dejaremos a Aragón a salvo de la duda pero los otros cinco, limpieza descarada  (¿o alguien se cree que miraron la reata y las hechuras para enviar a Logroño la flor de su camada?).

Tendrían que haber venido los inspectores de la UCI que sacan sangre a los ciclistas para ver si lo que llevaban dentro estos toros era sangre o leche. Porque si el señor de Queralt, conde de Santa Coloma, hubiese estado en Logroño, habría emulado a don Jorge Manrique con su ‘¿qué se fizo de mi sangre santacolomeña?’

Eso sí, los toros estuvieron excelentemente presentados como veremos en las fotos pero valga como muestra que el tercio de varas fue inexistente: de doce entradas al caballo hubo 8 picotazos –todos traseros- y dos puyazos levantando el palo rápidamente. Juzguen ustedes. Y ninguno de los toros demostró ni poder ni bravura.

Como castigo a estos ganaderos de leche brava haremos nuestro breve comentario encabezándolo con los toreros y no con los toros como hacemos normalmente.

BOLÍVAR. A un toro blando de Escolar supo meterlo en la muleta corrigiendo el gañafón que tiraba al final. 



 Planteó el toro tan pocos problemas que Bolívar se confió y el toro quizás se sintió humillado y lo desarmó de un tornillazo como diciendo ‘oye, que soy de santacoloma, aunque no lo parezca’. Lástima de bajonazo con degüello porque ha sido la vez que yo he visto mejor a Bolívar.


UREÑA. Toro de gran trapío con sus 468 kilos –el día que desaparezca la tablilla nos llevaremos sorpresas, sobre todo en Las Ventas donde hay tanto ‘experto’ de tres al cuarto empezando por los veterinarios-.

Tras dos picotazos el toro se plantó en la muleta tan de dulce que empalagaba. Ureña empezó a torearlo de salón, aunque es más complicado torear en casa a una mesa camilla que a este toro bobalicón. Tan bobo que el respetable empezó a bostezar y Ureña miraba como diciendo ‘pero, señores ¿qué les pasa? ¡Si estoy soñando el toreo!’ ¿Dónde están aquellas novilladas de La Quinta que nos levantaban del asiento? El toro le pidió la muerte dos veces pero Ureña no se enteró de nada y dio un sainete porque el toro se puso gazapón cuando lo quiso cuadrar. Trasera, caída y atravesada.


ADAME. Dos picotazos para el de Flor de Jara y tan pastueño en la muleta que Adame no se acopló.

No creo que sea el tipo de toro que le va –Morante con éste arma un lío, seguro-. Enganchones echándose el toro afuera, eso fue la norma. Trasera desprendida.




PINAR. Tuvo suerte de que el Adolfo no tenía casi fuerza porque fue el más revoltoso de todos (por favor, no digan ‘tobillero’ como los taurinos). Eso lo salvó porque si no, pasa un mal rato como con las alimañas de antaño. 



Toro vulgar y mansurrón, no hizo honor a su nombre (‘Madroño’). Pero que no se preocupen los venteños ante la corrida de octubre porque este morlaco era de diciembre de 2007, nada que ver con lo que supongo lidiará el mes que viene. Casi entera desprendida.



NAZARÉ. El toro de Ana Romero fue el más bonito de la corrida aunque quizás con algún kilo de más y algún año de más (nacido en octubre de 2007). Es la lámina que te viene a la cabeza cuando alguien nombra a Santa Coloma. Nos recordó a aquellas corridas de Chopera en Las Ventas con Buendía o Felipe Bartolomé.



Desmontó al picador pero no de bravo y en la muleta se apagó enseguida convenientemente destoreado por Nazaré con todos los trucos al uso. Media tendida saliéndose de la suerte con descaro.
ESAÚ. Se fue a porta-gayola a recibir al graciliano de Fraile. Yo siempre aplaudiré al torero que se va a la puerta de chiqueros aunque sé que ahora se suele criticar.



Toro distraído y blando, como acalambrado por momentos. Sin estar mal presentado, el más feo de la corrida para mi gusto.



También era revoltoso y Esaú, con ganas de agradar, se lo echaba fuera en los pases –de forma justificada porque si no le comía el terreno-. Trasera atravesada y oreja.


Parece que los ganaderos santacolomeños siguen obedientemente la línea que les va marcando Victorino hijo: el caballo es un trámite y en la muleta tienen que ser pastueños. Y aquí continuamos algunos aficionados antediluvianos pidiendo peras al olmo. Volvamos con don Jorge Manrique y digamos todos juntos en honor de la fiesta de toros:
'Y consiento en mi morir
con voluntad placentera,
clara y pura,
que querer hombre vivir
cuando Dios quiere que muera
es locura'.
Saludos desde Tarragona. Rafa.


6 comentarios:

  1. Enhorabuena por la cronica, por cierto muy diferente de algunas que habla de "un buen toro de Escolar" y de lo bien que estuvo algun torero. Si estos ganaderos de un encaste marginado piensan que va a salir adelante poniendose al nivel del monoencaste, vamos muy mal encaminados. Para que defender la variedad, si todos son lo mismo...

    Un saludo
    Tauro

    ResponderEliminar
  2. Rafa, es cierto que no se podía esperar un ganado seleccionado para la ocasión...pero bien picado ¿habría cambiado el juego?. El de la Quinta, que no humilló ni de broma, bien picado (Céret o Vic) creo que lo habría ahormado. He visto varias veces a Ureña (en Francia, como tu) y esta vez lo he visto templar y conseguir que el toro no se fuera de la muleta...Lamento no haber estado en directo, todos los años me juro que iré a Logroño, pero la distancia y no encontrar acompañantes me deja ante Molés (este año) o con las ganas...
    No fue una gran corrida pero, menos aburrida que las de las figuras con entusiasmos exagerados del fenicio y su troupe (lamento meter a mi admirado Emilio Muñoz en esa tropa..).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Tauro comentábamos en Tafalla cuántos toros vemos embestir mal o descompuestos y nunca sabremos si es por haberlos picado traseros. El problema de esta corrida es que con toros de tan poco poder, a base de picotazos tampoco sabemos qué fondo de bravura hay. Ureña templó, es verdad, pero a un toro que si llega a ser del denostado encaste de Domecq, todos hubiesen dicho que era una perita en dulce del peor estilo.
      Hace años que no escucho al fenicio y su troupe por prescripción facultativa -excepción hecha de Chenel-.

      Eliminar
    2. Lo que intento traslucir en mi comentario es que el reclamo torista de Santa Coloma quedó en fuego de artificio. Un sucedáneo de lo que debería ser esa sangre, a mi modesto entender, esto es, toros con un mínimo de poder en el caballo y que planteen problemillas a los toreros. Eso ha sido Santa Coloma toda la vida. Para darnos sucedáneos que nos den el original (Zalduendo, por ejemplo).

      Eliminar
  3. Así fue. Hasta Logroño me llevó la ilusión de Santa Coloma, tantas buenas tardes en Las Ventas, corridas y novilladas; pero...menudo pestiño. Un sopor.
    No puedo creer que salieran todos tan soñolientos siendo de ganaderías distintas. El tercio de varas fue igual de lamentable que cualquier corrida bodeguera. A la muleta crepusculares.

    Un timo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de coincidir en las impresiones. Ese es el problema de despertar tanta expectación: la decepción es monumental. Pasa lo mismo cuando sale una corrida mala de Cuadri, por ejemplo -Céret hace tres meses-.
      NOTA: ¡sería una pena que hubiésemos estado uno al lado del otro en la corrida sin conocernos!

      Eliminar