Follow by Email

lunes, 1 de agosto de 2016

FERIA DE AZPEITIA, 2016 (2): CUADRI

SURCOS EN LA ARENA

Los cuadris salieron 'desorejables' y banderilleables. Nunca habíamos visto en una misma corrida tantos toros de esta ganadería labrar semejantes surcos en la arena. Si Serrano y Mota aciertan con el estoque, estaríamos hablando de cinco orejas por lo menos.

¿Y en el caballo? Acudieron un total de nueve veces al peto, pero casi todos metieron los riñones con ganas el primer puyazo:



Los diestros quisieron aplicar el monopuyazo asesino típico español y, cada vez que pedían el cambio, se oía la decepción en el tendido y los gritos aislados de '¡otra!' Por eso los tres últimos sí fueron un par de veces pero ojo porque en el segundo encuentro cantaron la gallina sin excepción.


Entonces ¿qué hacemos, don Fernando? Toros boyantes para el torero y que en el primer puyazo nos engañan porque luego salen huyendo o se van sueltos sin pelear. Ahí tiene un buen problema el ganadero triguereño.

La presentación, irreprochable excepto el sexto, de 620 kilos, que salió con un pitón roto. Estos fueron los ejemplares, que dieron una media de 586 kilos:








Y decimos que fueron muy banderilleables por la mala fama que tienen estos toros. Sólo un pase en falso y la mayoría de subalternos cuadraron en la cara, muy bien. Destacaron Fernando Casanova y el hermano de Mota:



PAULITA. Fue el triunfador porque mató acertadamente. Su primero humillaba de lujo pero le faltaba raza. Paulita lo toreó bastante a placer pero echándoselo fuera en cada muletazo:



Estocada trasera y oreja:



Su segundo se le quedó debajo del capote de salida pero el aragonés tiene gran facilidad con el percal y salió airosísimo improvisando una chicuelina y una serpentina en medio de una ovación:



Este toro fue el primero que huyó en el segundo encuentro al sentir el hierro.

Con los tres doblones de inicio fue suficiente para confirmar lo que Carretero le había enseñado en la brega. Empezó al hilo del pitón pero conforme el toro perdió gas tuvo que cruzarse y echar la pierna adelante para obligar al toro a embestir. Fíjense en el morro:



Finalizó con tres naturales a pies juntos:



Y, tras ellos, el toro quedó perfectamente cuadrado, de manera que Paulita no se fue a pasear para recoger la ovación sino que armó la espada y le pegó una estocada trasera y caída recibiendo un varetazo. 



Tras la bella muerte del toro, segunda oreja de premio.



PÉREZ MOTA. Le tocaron dos de los que se hicieron sangre en el morro de tanto arrastrarlo por la arena. Observen, no les engañamos:



Su primero, 'Remache', tomó un primer puyazo de bravo (el de la primera foto de arriba), pero lamentablemente pidió el cambio y nos dejó a nosotros y a don Fernando sin saber si el toro era bravo de verdad. Este no es el Mota que vemos en Francia donde vela por el primer tercio con interés. Vean cómo humillaba el toro por el derecho...



... y por el izquierdo:



Para nuestro gusto, estuvo un poco basto en su toreo, a pesar de que es de los pocos que no suele abusar del pico, miren las fotos. El problema vino a la hora de matar. Fue un pinchaúvas, con dos pinchazos a ley, una trasera atravesada y perpendicular y siete descabellos.

Su segundo era 'Geranio', astracanado y musculado. Este es otro que en el segundo puyazo se repuchó tras un buen primero. Y lo que les decíamos del morro, fíjense, de ida...



... y de vuelta:



Pero a Mota le va más la pelea que este tipo de toro tan pastueño (aunque no duró mucho, la verdad). Nuevo sainete para matar: pinchazo trasero, otro arriba que escupe, otro sin soltar, otro abajo, otro más arriba y cuatro descabellos.

Observamos después en el callejón el enfado monumental de su hermano, que le dirigió unas palabras que nos parecieron poco amables y que el diestro recibió en silencio con resignación. Seguramente pensaría que pasarán muchos años antes de que a un torero le vuelvan a tocar dos cuadris con tanta humillación en la misma corrida.



SERGIO SERRANO.  Su primero tenía fijeza pero iba rebrincado ¿saben por qué? Porque su picador le pegó un puyazo criminal más allá del lomo. Ni más, ni menos. Lo brindó a sus compañeros en recuerdo de la accidentada tarde del año pasado en esta misma plaza:



El toro no era tonto y, como Serrano lo dejaba respirar, acabó pensando más de lo debido. 



Se cruzó y estuvo valiente. Nos recordó el toreo encimista de Dámaso, debe de ser cosa de compartir sangre albaceteña. Casi entera trasera y caída.

El sexto pesaba 620 kilos, lo mismo que el caballo de Peña que lo picó. Fue el tercero en ir por segunda vez al peto pero cabeceó y se marchó suelto sin ninguna vergüenza tras un primer puyazo de bravo. Insistimos, ¿qué pensará don Fernando de esto? Tras los buenos pares de Casanova, se vino arriba y fue el de mayor transmisión en la muleta pero se paró en la cuarta tanda. Lástima que en las tres primeras le enganchara la tela más de lo reglamentario.



Serrano volvió al encimismo damasiano y si no da la tabarra con la espada corta una oreja seguro: dos pinchazos que escupe, otro hondo, otro sin cruzar y casi entera baja. Hubo unos instantes preciosos con el toro sin querer morir.

Ya ven que la cosa estuvo entretenida. Nos hizo pensar y hará reflexionar bastante al señor Cuadri este invierno en Comeúñas.



Y un ruego a los acomodadores de la plaza: cuando en el segundo toro permiten la entrada de la chiquillería, a ver si se esperan a que el toro haya doblado. Está muy bien que fomenten la afición entre la juventud pero resulta bastante cargante el bullicio de miles de niños buscando acomodo entre los aficionados con el toro todavía vivo (y ocupando localidades cuyo abono supera los 140 euros, ojo).

Saludos cordiales desde Azpeitia. Rafa.




2 comentarios:

  1. Buenas tardes Rafa. He de confesarte que me he reido mucho, pero mucho. Yo años atras tambien pense aqullo de que Azpeitia hera la Ceret de Iberia... !!!Ni de koña!!! Full de estambulllllll. Y las orejas , pues no se las sudan mucho los coletas, eso si, mucho mas que Pamplona desde luego. Yo fui el domingo. Pena no verte y echarte un saludo, por las fotos veo que estaba en la zona de justo enfrente, donde la jet. Fui a ver los Cuadris y de quien sali hablando con un amigo fue de Paulita, que me gusto, por momentos me parecio que estubo mas que bien, y creo que salvo la tarde a los Cuadris. Lo de los Cuadris no se como explicarlo. Bien en el primer puyazo, y luego en la muleta me gustaron algunos, sin enbargo cuando los pusieron dos veces al caballo me defraudaron mucho. Pero luego en la muleta fueron interesantes......
    Me mereció la pena hacer kilometros, sali satisfecho, de donde menos me lo esperaba. Los guiputxis, como son muy educados, creo que no hacen el suficiente ruido como para que empiezen a hacer unos buenos tercios de varas, si lo hicieran, ganaria la feria un huevo, pero que conste, que los Cuadris ese dia, no estaban por la labor. En Tafalla, ya haremos ruido, espero verte por ahi redios.
    Un saludo.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Tafalla por mucho ruido que hagas, mientras haya dos caballos en el ruedo, no hay nada que hacer.

      ¿Quién estaba en la zona jet? ¿Yo? No lo sabía. Compré el abono donde pensé que podría hacer bonitas fotos de los toros yendo largos al caballo ¡Qué ingenuo!

      Estamos de acuerdo en nuestra visión de los cuadris. En la muleta, en conjunto, la corrida más pastueña y humilladora de Cuadri que yo haya visto. Y fue una lástima que no dosificasen el castigo y fuesen tres veces al caballo, habrían dado mucho que comentar y al ganadero aún más que pensar.

      Pero te aviso de que, también mirando el conjunto, la corrida de Pedraza tuvo mejor nota en el caballo sin duda alguna -en mi modesta opinión-.

      Eliminar