Follow by Email

miércoles, 26 de julio de 2017

TODAS LAS VARAS DE LOS DE CUADRI EN VALENCIA

Ya vieron en los comentarios a la entrada anterior que tuvimos nuestra polémica a cuenta de la corrida de Cuadri en Valencia. Afortunadamente, no estamos solos. En este blog de probada independencia, vieron lo mismo que nosotros, lean:

"Preocupante el comportamiento de los cuadris. Parados, con poca casta, sin comerse a nadie, nada de lo que este hierro se espera, ante ellos Rafaelillo, estuvo en Rafaelillo, profesional, con actitud; Alberto Gómez, digno y capeó el temporal ante el que se movió más; Román también estuvo en Román, frescura, valentía, simpatía, dio la cara ante el noblón primero que fue el más colaborador, pero la faena se quedó en una tanda de naturales, sabiendo a poco. Como toda la calurosa tarde.

Algunos hablan de prontitud y bravura en el caballo, sobre todo de dos ejemplares, el premiado y el tal 'Vagonero'. Los de www.mundotoro han tenido a bien poner un vídeo de ocho minutos con todas las varas que tomaron los cuadris. La verdad es que es el único portal comercial que se preocupa un poco del comportamiento de los toros, lo cual es muy de agradecer (recuerden que lo alabábamos aquí). No olviden nunca que hay que valorar la labor del diestro en función del toro que tiene delante.


Analizaremos a continuación el juego de los toros en el primer tercio siguiendo este vídeo. Si lo prefieren, no sigan leyendo y vayan ahora mismo a las imágenes para comprobar posteriormente si están de acuerdo con lo que diremos aquí. Si así lo hacen, fíjense en que ninguno de los picadores picó en el sitio ¡Ni uno! Todos lo hicieron trasero, caído, contrario o directamente en el lomo, un auténtico desastre.

Antes que nada hay que anotar un aspecto para nosotros importante: en Valencia no se picó a contraquerencia, observen el esquema. Se picó donde marca la flecha:



Creemos que una plaza como ésta, que sigue siendo de primera aunque sólo sea por los muy buenos aficionados que todavía quedan por allí, debería cuidar este aspecto. Vamos con los toros.

GARGANTILLO, núm. 18 de 640 kilos (a partir del 0'14'').

Agustín Collado dio un recital de picar no trasero sino algo mucho peor. En el primero, el toro se deja pegar este vil puyazo que ven y cabecea:



En el segundo, no es pronto sino que tardea. Es lógico que tardee porque el pobre 'Gargantillo' debe de pensar 'este tío me va a volver a dar en el lomo'. Y acierta: nuevo puyazo en el lomo de Collado tapando alevosamente la salida, una vergüenza:



VERANEANTE, núm. 22 de 537 kilos (a partir del 2').  El toro de más trapío de la corrida para nosotros aunque fue muy protestado por blando de remos. Si el trapío debe ser la proporción, éste es uno de los toros de Cuadri más bonitos que hemos visto y sin ninguna necesidad de esas caras destartaladas y antediluvianas que han aparecido en Madrid o Pamplona. 


FOTO: Rullot

En el primero no lo coloca bien Gómez y va al relance para recibir un puyazo caído en el lomo. Empuja con un solo pitón, no se emplea y le levantan el palo:



En el segundo va otra vez al relance para que esta vez el puyazo se vaya caído pero contrario, seguramente para equilibrar el desaguisado. Simplemente se le señala:



REMIENDO, núm. 9 de 555 kilos (a partir del 2'43''). Es el premiado como mejor toro de la feria. 

En el primero, Iturralde lo coge en el lomo y le tapa la salida. El toro empuja con fe al principio pero enseguida cabecea y sale suelto:



En el segundo lo coge trasero y el toro empuja pero con el palo levantado:



Iturralde accedió al ruedo al trote, obligando al monosabio a hacer de Mariano Haro detrás de él. Se fue de la misma guisa, con el mentón en el pecho y portando la garrocha con donosura. Le ovacionaron cuando se retiraba suponemos que por su galanura al montar porque su labor como picador lo que merecía es la más agria censura a pesar de la fama de que goza.

TRILLADOR, núm. 6 de  540 kilos (a partir del 3'40''). Era uno de los toros en que más confiaba el ganadero. Salió contrario, como los toros buenos, y saltando sobre las líneas blancas. Luego remató muy bien en el burladero. Pero lo esperaba Esquivel para hacerle más agujeros que un colador a base de rectificar.

En el primero le deja un vergonzoso puyazo en el lomo ¡y caído! Creemos que es imposible picar peor:



Observen que en el segundo lo de dar el pecho del caballo este picador no sabe ni lo que es. El toro no es pronto, tardea y se distrae. Nuevo puyazo en el lomo en el que el toro sí mete los riñones:



En la muleta no valió nada pero no nos extrañaría que fuese por haber sido picado de manera tan infame.

'VAGONERO', núm. 11 de 642 kilos. No aparentaba los kilos que tenía. Es el toro de la polémica porque, a nuestro entender, engañó a muchos espectadores con su comportamiento. Síganlo en el vídeo a partir del 4'44'' a ver si ustedes consideran que es bravo.

En el primero derriba por el tremendo topetazo que propina a la cabalgadura. 



Un monosabio salta al ruedo con valentía pero quizás con inoportunidad. El toro se queda en el peto sin castigo alguno pero observen que saldrá suelto. En resumen, esta entrada no cuenta para nosotros como un puyazo en regla porque, insistimos, no ha habido ningún tipo de castigo para el toro:



En el segundo va al relance. Es García Marugán, salvo error, el que se toma cumplida revancha, pegando a 'Vagonero' como si le debiera dinero. El toro le da otro topetazo que lo saca de la montura y vuelve a aparecer el valiente monosabio excediéndose claramente en sus funciones:



Cuando el picador se coloca bien, el puyazo se va al lomo, como era la norma toda la tarde. García le castiga con saña y el toro simplemente se deja pegar con la cara alta antes de salir suelto. No nos parece en absoluto la pelea de un toro bravo:



En el tercero Gómez lo puso largo seguramente por equivocación. Tenía intención de acercarlo pero el público le gritó con buen criterio '¡déjalo!':



El toro no se viene alegre sino al trote y encima hace una 'paradiña', como las de Pintinho en el Sevilla cuando tiraba los penaltis. Fíjense en que el toro se repucha y sale suelto:



Ahora que habrán visto el vídeo ¿a ustedes les parece que es correcto calificar su comportamiento como bravo? Para nosotros su actitud en el caballo es de manso bravucón, tal como dijimos en la crónica.

PUNTERO, núm. 4 de 545 kilos (a partir del 6'42''). Éste fue un manso total que en la muleta se convirtió en un marmolillo para desesperación de Román.

La primera entrada no cuenta porque huye al sentir el hierro:



Para darle el primer puyazo hubo que echarle el caballo encima porque no iba ni a la de tres. Le cae un puyazo contrario con abundante cabeceo del toro. Empuja con la cara alta mientras aguanta la paliza que le pega 'Chocolate'. Sale suelto confirmando su condición:



En el segundo hay que volver a echarse encima con el caballo de forma justificada. Puyazo esta vez contrario, nuevo cabeceo, otra vez la cara alta como queriendo quitarse el palo y salida suelto:



Así fue en varas la corrida de Cuadri. Ninguno empujó como empujaron los de Azpeitia en sus primeros puyazos el año pasado. Exhibieron esa estampa típica de la casa con el toro doblando los cuartos traseros para sacar toda la fuerza de sus riñones, recuerden a 'Remache', de 585 kilos:



Juzguen ustedes si se puede calificar el comportamiento de Valencia como espectacular o bravo. Lo que está claro es que la actuación de los picadores sí puede calificarse de verdaderamente deshonrosa. Fueron auténticos picadores de carne.

Acabamos con una pregunta para la reflexión. Lo habitual en las corridas de Domecq es que los toros pasen con un simple picotazo en una triste entrada. Si van por segunda vez, es un puro trámite. De esa manera, estos picadores tan malos no tienen oportunidad de descomponer al toro con esos puyazos asesinos en el lomo o caídos.

¿Será ésa la razón de que muchos toros de ganaderías en teoría duras lleguen menos francos a la muleta que los pupilos de Domecq, que pasan sin picar? Los diestros quizás deberían darse cuenta de que sus picadores están jugando a falso compañero con ellos por no picar en su sitio ni por equivocación. 

Pero a los toreros también les da todo igual, o sea ¡que con su pan se lo coman!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

11 comentarios:

  1. He visto el video y lo he comparado con clavellino, busquelo si quiere, con pepin jimenez, por tenerlo en la cabeza, en fin, con clavellino aquellos articulos de vidal de la acorazada llegaban al alma. Otros tiempos en los q los toros de verdad no causaban muchos tumbos, muchos mas q ahora, pero causaban unas agujetas en los brazos... q le voy a decir a un ciclista. Saludos y animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención no era comparar los del otro día con otros de la misma ganadería. Creo que no es el caso. Simplemente quería que los lectores del blog valorasen el juego de esos toros en el caballo para ver si corresponde al calificativo de espectacular o para ver si alguno de los ejemplares les parecía bravo, especialmente el tan alabado 'Vagonero'.

      'Clavellina' es la que, tras ser tentada y darle puerta, estaba en el descampado y Cuadri dijo al picador 'ponte que te vea y llámala otra vez'. Así lo hizo y la vaca regresó del campo, volvió a entrar al ruedo y embistió nuevamente al caballo.

      Sobre lo de los tumbos, hay picadores como 'Bichero', conocido de un buen amigo, que sostiene que en esos años siempre había varios picadores lesionados a final de temporada. Hoy es muy raro que se dé ese caso.

      Saludos.

      Eliminar
    2. https://vimeo.com/205246148

      Bueno, lo encontre, siempre esta bien recordar, con tu permiso, a pepin formidable y a los cuadris.

      Eliminar
    3. Ese picador debiera haber sido condenado a veinticinco años de cárcel por ese tercio de varas, con lo cual aún estaría preso a día de hoy. Menuda vergüenza. Da pena el pobre toro, impotente ante esa mole mientras le tapan la salida y ese individuo le da cera barrenando como un asesino ¡Y se ríe!

      Lógicamente viene a la memoria lo de la acorazada de picar que mencionaba usted antes.

      'Clavellino' pesó 601 kilos y supongo que le gustará recordar lo que comentó Vidal (por cierto, lo he buscado después de escribir lo anterior y Vidal coincide conmigo en lo de 'asesino' y añade 'descuartizador'):

      "¡Enhorabuena, ganadero!", gritó alguien desde los tendidos de sol, ya avanzada la corrida. Y el resto de la plaza se unió a la felicitación. El ganadero merecía todos los parabienes por el esmero con que seleccionó sus reses, por la casta que exhibieron a lo largo de la lidia, e incluso por la bravura, que tuvo su mejor exponente en el quinto toro.

      "Toro-torazo, más bien, ese quinto de la tarde, serio, cuajado y hondo; romaneador, peleón y fijo en la embestida durante su pelea con la plaza montada, que le metió cuatro varas y aún habría soportado más si no llegan a ser varas ole varapalo, bárbaras varas, descuartizadoras y asesinas.

      "Sí señor: así se viene a Madrid. Así vienen a Madrid los ganaderos buenos; los ganaderos escrupulosos, los que tienen sentido de la responsabilidad, amor a la fiesta y son conscientes de que este espectáculo exclusivo que constituye el arte del toreo sólo puede: desarrolarse en plenitud si se conservan en pureza las características esenciales del toro bravo.

      "La afición madrileña se apercibió en seguida del festival de casta que estaban ofreciendo los toros, siguió con interés su lidia, calibró los distintos grados de bravura en la medida que la brutal torpeza de los picadores lo permitía y reaccionó finalmente con verdadera emoción y agradecimiento, aplaudiendo largamente al mayoral y obligándole a que saliera a saludar.

      Hubo de ser por la fuerza, pues se resistía, y el hombre - incrédulo y quizá tímido, según les suele ocurrir a la gente de campo cuando la trasplantan a la urbe, bien que a su pesar - se limitaba a dar cabezadas y mover la manita desde el callejón.
      Empleados de la plaza abrieron entonces una puerta, lo sacaron a empujones y entonces el mayoral no tuvo más remedio que salir al tercio, ponerse marchoso y saludar sombrero en mano.

      "Estampa torera la del mayoral, que no se veía en Madrid desde hace mucho tiempo".

      Saludos.

      Eliminar
  2. Saludos cordiales a todos los presentes.

    Llama cuanto menos la atención que un medio taurino como "Mundotoro" se haya dignado a publicar un vídeo con los tercios de varas de los de Cuadri en Valencia. Y lo digo porque este medio no acostumbra a publicar el comportamiento de los toros en dicho tercio ni en sus crónicas.
    De todas formas, parece que hayan leído los comentarios de la anterior entrada de Rafa y optado por subir el resumen del primer tercio de la tarde para zanjar la polémica. ¿Se imaginan?
    De ser el caso, aunque hayan intentado vendernos "el gran espectáculo" que dieron los astados de Trigueros en el caballo, no les ha servido más que para darle la razón a lo que ya apuntaba Rafa en su crónica. Para muestra, no hay más que visionar el comportamiento de los pupilos de D.Fernando en el jaco.

    Para un servidor, que si bien no tuvo oportunidad de acercarse a la bella tierra de Valencia para presenciar la corrida, sí en cambio sigue a la ganadería onubense allá donde lidie, el comportamiento que vienen dando los de Cuadri en los últimos años es más que suficiente como para empezar a preocuparse.
    En líneas generales, a los caballos no quieren ni verlos y a la muleta llegan desesperantemente parados. Recuerdo oír al ganadero Adolfo Martín hace unos años en un programa de radio opinando sobre la indiferencia que mostraron los toros de Cuadri ante los cites de los picadores tras una corrida en San Isidro. Él decía que muy probablemente era debido a que los toros de D.Fernando eran manejados en la finca a diario excesivamente arropados por los caballos. Parecía saber de lo que hablaba el bueno de Adolfo (ahora no encuentro el enlace a aquel programa de radio, pero si lo consigo lo subiré por si es de vuestro interés).

    En cuanto a la pregunta con la que concluye Rafa ("¿Será ésa la razón de que muchos toros de ganaderías en teoría duras lleguen menos francos a la muleta que los pupilos de Domecq, que pasan sin picar?"), le respondería que muy probablemente así sea.
    Para muestra de ello, y ya que estamos hablando de Cuadri, recuerdo el toro que le tocó en suerte a José Carlos Venegas en último lugar en el pasado San Isidro de 2014. No olvido que justo antes de tomar la muleta, se oyó una voz en el tendido que le gritaba: "¡A los toros hay que picarlos!". Efectivamente, aquel toro recibió solo un par de picotazos en el caballo. Y en la faena de muleta se comía al torero, que hizo frente como pudo a las vibrantes embestidas del burel.
    Estoy seguro de que si se picara a los toros de esas ganaderías mal llamadas "duras" (que eso de "duras" habría que matizarlo) como a las de las ganaderías comerciales, con varas de trámite, los animales llegarían con más viveza y se moverían más en las faenas de muleta.

    Saludos desde La Puebla. Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Mucho me temo que atribuye a este modesto blog una influencia que ni de lejos tiene. Es verdad que la entrada anterior ha tenido un amplio eco pero de ahí a lo que usted dice hay un trecho muy largo.

    Ese comportamiento que comenta usted de los toros de Cuadri últimamente lo comparto plenamente pero es que les pegan en el caballo de manera inmisericorde. Le pasó lo mismo, por ejemplo, a los victorinos de Arnedo. Les pegan por el hierro que llevan, no porque lo merezcan.

    Pero ¿sabe cuál es el problema? Que como estas ganaderías en teoría duras tienen un fondo de casta, si por casualidad el toro te queda mínimamente vivo tras el caballo, te puede dejar con el trasero al aire en la faena de muleta. Por eso los diestros dan orden de pegarles y, si después se les paran, mala suerte y, por supuesto, culpa del toro.

    A lo que no hay derecho es a que se les pegue en el lomo, eso es una desvergüenza.

    Respecto al manejo con caballos, en Miura también los van reuniendo con un par de caballos para que acudan a comer (y lo hacen dos veces al día). No me parece que ése sea el problema porque además se ha hecho así en Comeúñas toda la vida.

    Saludos y me alegro de verle por aquí..

    ResponderEliminar
  4. Lo de los picadores no tiene nombre....de verdad indignado total con éstos tipejos que no hacen nada más que tirar por los suelos a la profesión,que les quiten el privilegio de poder vestir de oro,no hay derecho.

    ResponderEliminar
  5. Lo de mi paisano Esquivel ya es de cárcel....en Francia no le veo que haga esas cosas y aquí en España es un aniquilador a sueldo. Un desastre....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es paisano, pregúntele por qué en Francia se comporta y aquí no. Los toreros hacen lo mismo a la hora de poner el toro en suerte ¿eh? En Francia se esmeran un poco y aquí todo es al relance o dejándolo bajo el peto.

      De todas formas, suba al primer comentario y visione el vídeo de Pepín Jiménez que ha añadido un amigo lector para que vea que en 1993 los picadores eran tan carniceros como hoy, no hay mucha diferencia.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Que en Valencia, los toros no se pican a contra querencia, es desde hace mucho, pero mucho, cuando yo era niño ya lo hacían así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto, así es. He puesto el esquema para los lectores que no conozcan el dato. Me parece una cosa importante a la hora de valorar el juego de los toros en el primer tercio en esta plaza.

      Pero en Valencia, como en toda España, el primer tercio es un trámite engorroso.

      Saludos.

      Eliminar