Follow by Email

miércoles, 16 de mayo de 2018

FERIA DE SAN ISIDRO, 2108 (3): UREÑA, ATROPELLANDO LA RAZÓN

Nos referimos a la estocada con que liquidó al quinto toro y que le valió la oreja. Ha sido ensalzada por muchos diciendo que se tiró 'a matar o a morir'. Pues no estamos de acuerdo con las alabanzas. No porque no hiciera eso sino precisamente porque lo hizo, lo cual no es de torero valiente sino temerario. Ahí lo tienen ¿ésa es forma de entrar a matar?


FOTO: Julián López

Nos recuerda al gran Cayetano con sus atrabiliarias estocadas en plancha (recuerden aquí):



Sobre la forma de torear de Ureña hemos hablado aquí muchas veces y ya saben que a nosotros no nos termina de convencer (recuerden aquí y aquí). 


FOTO: Julián López

Respecto a su manera de matar es manifiestamente mejorable porque se perfila mal, va excesivamente rápido, lleva siempre la mano alta y clava habitualmente trasero precisamente por llevar la mano de esa manera. Sólo falta que no cruce y entonces tenemos una cogida como la que sufrió ayer. 

Empieza perfilándose mal aunque totalmente dentro de la suerte, ahí se ve que va a ir a por todas. :



Vean dónde lleva la mano que va a clavar. Fíjense en la raya para comprobar que no se alivia lo más mínimo al colocarse sino todo lo contrario, está 'exageradamente' dentro de la suerte: 



Con el brazo así, la estocada siempre caerá trasera, recuerden lo explicado aquí. Esa mano debería estar casi dos palmos más abajo:



Ureña venía picado por haber matado mal a su primero y aquí se tiró encima del toro atropellando la razón y el sentido común. Ahí lo tienen, saltando desagradablemente y sin ninguna intención de cruzar sino de que sea lo que Dios quiera:



Y Dios quiso echarle un capote esta vez aunque no siempre va a estar al quite. En la excelente instantánea del maestro Moore se confirma que no tenía ninguna intención de cruzar y salir por el costillar:



Eso no es torear porque la inteligencia y el valor del diestro deben primar antes que la falta de técnica y la temeridad, defectos ambos que apreciamos en el bueno de Ureña. 




La estocada, como decíamos, se va trasera, algo que omiten todas las crónicas que hemos leído excepto una (la de Mundotoro, miren por dónde):



A los críticos, que son quienes deberían orientar al aficionado, no les importa la colocación de la espada, que también está desprendida:



Luego leemos cosas desmesuradas como la del ABC:

"Espadazo descomunal, brutal volapié con terrorífica voltereta"

En El País se obvia la defectuosa colocación:

"Se tiró encima del morrillo con decisión, lo que le costó una espectacular voltereta"

No cabe duda de que la cogida fue una contribución importante en la petición de oreja, ya pasó algo parecido con Fortes (el sentimentalismo...). Eso lo han detectado en El Español a pesar de escribir como está de moda, con insufribles frases cortas en plan twitter:

"Se tiró de cabeza a la piscina del morrillo que apenas tiene profundidad. El pitón lo encontró. Un golpe seco. La estocada entera, el matador convulsionando bocabajo. Se dio la vuelta a duras penas. Cojeaba aparatosamente. El toro frenó el veneno, encogido, en un estertor eterno. Le aplaudía Ureña manchado de sangre frente a frente. El medidor de demagogia iba a reventar. El show funcionaba. Cuando cayó patas arriba el bicho, la plaza se llenó de pañuelos y Ureña dio la vuelta al ruedo agarrado a la última tabla de su naufragio". 

Los críticos taurinos, que son quienes deberían orientar a la afición, insistimos, parece que se dejaron llevar por la emoción y no hacen hincapié en que así no se debe entrar a matar. Fue un despropósito y una temeridad y nosotros estamos con don Alonso Quijano cuando afirmaba que 

"Las hazañas del temerario más se atribuyen a la buena fortuna que a su buen ánimo (...) La temeridad, más tiene de locura que de fortaleza"



Mucha suerte tuvo Ureña de no llevarse una cornada fea en el vientre. Esperemos que no repita la locura de tirarse de esa manera sobre los pitones porque igual no lo cuenta.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

6 comentarios:

  1. Ureña con hacer la mitad que hace Pepe Moral, algo ya le valdria....Antes de leer esta crónica, ya vi la foto y el primero que me vino a la mente fue Cayetano a lo "superman"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que usted tampoco termina de comulgar con las múltiples loas al toreo de Ureña. Pensaba que me era únicamente yo... Lo de la estocada pienso que queda claro que, en mi opinión, no tiene nombre.

      Su comentario me ha recordado a cuando notificaron a Churchill que los alemanes acababan de entrar en la Unión Soviética. Descorchó una botella de champán y brindó con sus colaboradores diciendo 'Señores, ¡ya no estamos solos!'

      Saludos.

      Eliminar
  2. Aquella tarde Sevilla

    se puso toda amarilla

    quebraíta de color.

    Y por el aire caliente

    su voz clamó de repente

    hay que pena y qué dolor.

    Silencio en Andalucía,

    rezadle un Ave María

    y quitarse los sombreros.

    ilencio el patio y la fuente,

    que está de cuerpo presente

    el mejor de los toreros.




    "¡Parece que está dormío, Dios mío,

    en su capote de brega!"

    Y por Gelves viene el río, teñío,

    con sangre de los Ortega.

    Suspira bajo su velo

    la Virgen de la Esperanza

    y arría en señal de duelo

    banderas la Maestranza.

    Y Sevilla, enloquecida,

    repetía a voz en grito:

    "¡Pá que quiero mi alegría!

    ¡Pá que quiero mi alegría,

    si se ha muerto Joselito!"




    Silencio por un minuto,

    pintad los campos de luto

    el ciprés y el olivar.

    De luto las amapolas

    de luto Carmen y Lola

    Concha, Pepa y Soledad.

    Silencio guarda el romero

    silencio el torito fiero

    y los bravos mayorales.

    Crespones en las divisas

    silencio pide la brisa

    al pasar por los trigales.




    "¡Parece que está dormío, Dios mío,

    en su capote de brega!"

    Y por Gelves viene el río, teñío,

    con sangre de los Ortega.

    Suspira bajo su velo

    la Virgen de la Esperanza

    y arría en señal de duelo

    banderas la Maestranza.

    Y Sevilla, enloquecida

    repetía a voz en grito:

    "¡Pá que quiero mi alegría!

    ¡Pá que quiero mi alegría,

    si se ha muerto Joselito!"

    Saludos Señor Rafa, discúlpeme usted esta licencia pero es 16 de Mayo y yo también soy de la hermandad de los Gallitos.
    Ángel Magán, así es mi nombre, y no conozco al exmo señor presidente pero en casa nos preguntamos cuanto hará que no nos conocemos, pues supongo provenimos de tronco común.
    Sin más, reciban un cordial saludo desde Almería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco su colaboracioón en homenaje a 'Maravilla'. Algunos lectores creen que uno es belmontista pero yo soy, como Vidal, 'del que la hace'.

      Casi todos los blogs recuerdan a José este día. Nosotros lo hemos recordado en muchas otras ocasiones y normalmente no lo hacemos el 16 de mayo (quizás erróneamente, puede ser).

      ¿En qué se parecerían Ureña y Gallito? Probablemente sólo en una cosa: la suerte suprema no es/era lo suyo.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Saludos de nuevo, efectivamente muchos son los toreros que fueron o son de "del 5ºmandamiento",pero el primer mandamiento debería ser salir vivo de ahí, por lo demás, soy de los que piensan que no hay ninguna suerte donde se levanten los pies del suelo, ante todo naturalidad y cuantos menos aspavientos, mejor.
    Mi apego a Joselito me llegó leyendo sobre su vida, pero yo no entiendo su toreo, ni el de Belmonte. Apenas veo un germen del toreo que llegó después de ellos; pero sí hay una analogía que nos recuerda que la vida es una sucesión de hechos que se repiten en espiral ...en su tiempo José y Juan fueron bastante aperreados, en aquellos años la critica miraba más atrás para decir que Vicente Pastor... ese sí que era un torero de verdad.
    Hay un video en YouTube donde se ve a Joselito haciendo "El quite del Bú" ( bú en Andalucía es fantasma) señores, si algún torero, en el desarrollo de la Lidia, se le ocurre semejante antojo podría incluso dormir en el cuartelillo y por supuesto expulsado de Europa al menos cinco años.
    Para Ureña yo rogaría clemencia, al menos la misma que tubo usted ayer en su comentario con David Mora, no hacer leña porque es valiente y es honrado.
    Del toreo del Lorquino, yo solo puedo decir que propone mucho y no acaba nada, a la vista está, pero para mi, lo peor es que me da casi más miedo cuando lo veo en una entrevista, que el mucho miedo que paso cuando lo veo torear.- Y a vos, alma de cántaro, ¿Quién os ha encajado en el cerebro que sois caballero andante y que vencéis gigantes y que prendéis malandrines? Andad enhorabuena y en tal se os diga: volveos a vuestra casa, y criad a vuestros hijos, si los tenéis, y curad de vuestra hacienda, y dejad de andar vagando por el mundo papando viento..."
    El Quijote, capitulo XXXI
    " Que trata de muchas y grandes cosas"
    Ángel Magán.

    Saludos desde Almería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido clemencia con Ureña porque no he insistido en los defectos que veo en su forma de torear. Me he limitado a enlazar lo que comenté en dos ocasiones anteriores, no me he querido repetir para no hacer más leña. Sí he insistido en la estocada porque no he visto que nadie censure esa manera de entrar a matar, que es lo que merece por temerario y enloquecido.

      Creo recordar haber visto hacer el quite del bú a Esplá, algún aficionado seguidor del blog quizás lo recuerde como yo.

      Por cierto, yo siempre digo que el par de banderillas de El Fandi corriendo hacia atrás que dan en llamar 'de la moviola' tiene muchísimo mérito y que si conserváramos un vídeo de Gaona o de Gallito haciendo eso mismo todo serían loas sin cuento. Como es Fandila, se le ningunea.

      Perfecta su definición cervantina de que Ureña 'propone mucho y no concluye nada'. Estoy totalmente de acuerdo. Ya somos tres junto con el amigo Andrés del comentario de más arriba.

      Saludos.

      Eliminar