Follow by Email

miércoles, 2 de mayo de 2018

PATASBLANCAS DE LUCIANO COBALEDA (8): TOROS 'DE LOS DE ANTES'

Recuperamos nuestro serial sobre los patasblancas que empezábamos aquí y cuyos anteriores capítulos pueden rastrear pulsando en la etiqueta que encontrarán a la derecha de estas líneas.


'Batanerito', de 504 kilos, de Luciano Cobaleda en su debut
 en Las Ventas en 1974. FOTO: Botán

El titular de la entrada anterior nos ha recordado el cartel de la corrida de la Prensa de 1978 donde se anunciaban los toros de Luciano Cobaleda de esta manera:


Fue, salvo error, la antepenúltima presencia de esa ganadería en Las Ventas. La última sería en la feria de otoño de 1979, donde salió alguno de 'cornamenta disparatada', expresión literal de Vidal que pueden recordar aquí, en crónica que empieza citando al que entonces era el comandante del 7, 'El Lupas'


No sabemos si estará vivo pero durante años se seguían a pies juntillas sus indicaciones en aquel tendido (pasó un tiempo en la cárcel, donde llegaron a hacerle una foto enseñando un pañuelo verde a través de las rejas). Antes de seguir, les pedimos disculpas por la calidad de algunas de las fotos ya que las hemos tenido que escanear pero es que son testimonio de una ganadería de la cual hay pocos documentos gráficos.

Al principio, los de Luciano no tenían esas caras exageradas aunque, viendo lo que está saliendo en Madrid o Pamplona, hoy ya no impresionarían tanto ¿Qué me dicen de éste, por ejemplo? 


Raúl Sánchez se tiró a matar ese día con fe pero el toro le echó la cara arriba y casi tiene un disgusto. No obstante, observen que clava arriba:


Como ya conocen nuestra teoría de que en Madrid la afición a toros es irrisoria en proporción a los habitantes, lean lo que comentaba Zabala en ABC porque lo podríamos aplicar exactamente a lo que decíamos nosotros aquí con motivo de los desafíos toristas de septiembre pasado:


No siempre se tapaban por la cara. Vean este 'Lunero' que salió en sexto lugar en su segunda comparecencia venteña y que le tocó a Chibanga. Era abril de 1975 y los otros diestros fueron Bernadó y Fernando Tortosa. Pesó 475 kilos y es berrendo en negro, lucero, rebarbo, calzado y cinchado:


Pero es que el tercero, de nombre 'Pavo', dio 462. Ahí lo tienen con el bueno de Ricardo:


No nos vamos de esa corrida sin destacar una magnífica estocada de nuestro paisano. Como fue un reconocido pinchaúvas, resaltamos el momento:


Don Joaquín Bernadó siempre decía 'es que yo soy del quinto mandamiento'. Tira con temple del mismo toro de la estocada. Esa naturalidad del muletazo hoy no la vemos ni en pintura:

FOTO: Botán

En varias ocasiones don Luciano tuvo problemas con el peso. Recordemos que antes de debutar en Madrid se le retiraron tres de los seis toros que presentó en septiembre de 1973. Se enfadó y se llevó los otros tres. Días después, en Logroño le cayó una multa de 32.500 pesetas por falta de peso. Para que se hagan una idea aproximada, les diremos que Luciano vendía sus novilladas en los años sesenta por 175.000 pesetas. Pongan que pudiera vender una corrida en los setenta por el doble, con lo que la multa le debió de salir por el diez por ciento de lo que cobraría.

Esa segunda corrida en Las Ventas de 1975 a que nos referíamos se saldó sin pena ni gloria, igual que la primera. Su debut fue en abril de 1974, también en una corrida gris de la que hablaremos más adelante. Antes, vamos con nuestro protagonista.


Luciano Cobaleda Gajate había nacido en 1920. Fue militar, torero, ganadero y apoderado (apoderó en los setenta al torero 'El Gitano de Portugal'). Hay dos datos de su biografía que necesitarían una aclaración por parte de su homónimo hijo. El primero es la fecha de su muerte. Para nosotros está clara:


Pero el propio hijo, entrevistado por Viard, dice que fue en 1986 (?). El otro es su graduación como militar. Luciano Cobaleda fue alférez provisional durante la guerra civil. Ascendió a teniente de Caballería en 1938 tal como hemos comprobado:


El problema es que en muchos sitios se repite que fue coronel del Ejército del Aire (?). De los 30.000 alféreces provisionales de la guerra, 500 ascendieron a capitán. Lo fue, y también de Caballería,  su hermano Habacuc, el padre de Mari Cari Cobaleda. No nos cuadra lo de que llegase a coronel a no ser que fuese ascendido al pasar a la reserva. Sí es verdad que hizo el curso de piloto de avión en 1941:




Por cierto, los hijos de Félix Moreno Ardanuy también fueron alféreces provisionales, por eso sumó al hierro de Saltillo que poseía otro con la estrella de alférez, que puso a nombre de sus hijas Nina y Enriqueta Moreno de la Cova. Hoy es el hierro de Jandilla:


El hierro de Luciano llevaba sus iniciales enmarcadas en una herradura. En 1984, cuando ya no tenía toros, se lo compró Vicente Charro y lo modificó sustituyendo la C por otra L. Hoy es el de Charro de Llen:


De su faceta como torero hemos rescatado la foto de Barcelona en que toma la alternativa. Se la da Curro Caro en junio de 1947 y el toro fue 'Pajarito', de Muriel:


Mal recuerdo tuvo de aquella tarde porque en el primer quite que hizo al segundo toro resultó cogido y se llevó una cornada fea. Aquí tienen el momento. Nunca adivinarían de quién es el toro berrendo: 


El toro de la alternativa completaba una corrida de Pablo Romero. Ya saben que el misterio del encaste de los pablorromeros suma a lo del cruce con Saltillo un refrescamiento -o cruce- con gameros de Clemente Tassara y las abundantes fotos de berrendos en los años cuarenta.

Este es el parte médico del diestro:


Unos alabaron sus buenas maneras y otros criticaron que fuera un 'señorito ganadero metido a torero'.

Los toros de Luciano eran Vega-Villar por la rama de Cobaleda. Eliminó lo anterior que tenía para adquirir en 1968 ochenta vacas y dos sementales a los Cobaleda. Uno de ellos era berrendo en colorado y se llamaba 'Granicero'. Esta pinta desapareció en Barcial pero reaparecía de vez en cuando en Los Majadales, que era agua del mismo pozo (deléitense con aquellos toros tan vistosos de don Jesús Tabernero que les enseñábamos aquí y también aquí). Éste querían guardarlo para semental pero acabó en el matadero junto a todo lo demás (tras no llegar a un acuerdo con Victorino):


Luciano lidió bastantes corridas para rejones. De hecho, salvo que alguien nos rectifique, Manolo Vidrié mató el último toro que se lidió de esta ganadería para rejones en Madrid. Completaba una corrida de La Herguijuela en septiembre de 1979. 

Su problema era el peso porque los patasblancas no podían competir con la báscula cuando se empezó a pedir el toro grande...ande o no ande. Entonces se le dio más cara y se lo sacó de tipo. Impresionaban aquellas arboladuras que aún hoy salen de vez en cuando en Barcial. Éste era 'Rodanero', que murió en Tordesillas:


Además, eran toros que echaban la cara arriba, se arrancaban de largo al caballo y no se caían, todo en una época de toros claudicantes hasta la desesperación. Precisamente de esa corrida de Bernadó quedó un sobrero de nombre 'Batanero', de 489 kilos, que se lidió en Las Ventas un mes después. Era cárdeno oscuro, casi entrepelado, carifosco y ojalado:


Recogió grandes elogios de la afición y ovaciones en el arrastre porque se arrancó de largo cuatro veces al caballo. Pero cuidado porque en todas salió suelto, o sea que de bravo, nada. Ahí lo tienen:

FOTO: Botán

Y éste es el valiente Miguel Márquez doblándose con él:


Y aquí de perfil con la muleta a media altura:


FOTO: Botán

Luciano Cobaleda había debutado en Las Ventas el año anterior. Fue el siete de abril de 1974. Tomaron veintitrés varas entre los seis cinqueños pero fue una corrida mediocre porque los toros no dieron ninguna opción y encima el primero hirió en la cara a Antonio Rojas nada más abrirse de capote:


Hemos buscado en nuestro archivo unas fotos de Botán de la corrida. Aquí tienen este cárdeno berrendo, calzado, caribello, ojalado  y facado, de nombre 'Granicerito' y de 505 kilos, que se lidió en tercer lugar:



Y éste fue negro meano, de nombre 'Botinero', con 483 kilos:


La corrida quedó en mano a mano entre Bernadó y Raúl Sánchez. Aquí tienen a Bernadó en un apuro ante el lucero 'Granito', de 475 kilos:


Raúl Sánchez, al natural con uno calcetero. Fíjense en cómo embiste:


Es que estos toros solían ir con la cara a media altura, vuelvan a la foto anterior de Márquez. Vean que Bernadó clava en todo lo alto pero el toro echa la cara arriba:



Victorino, amigo de Luciano, salió adelante en los mismos años seguramente porque la sangre de Saltillo dio a sus reses un plus de humillación que los patasblancas no tenían. Además, las vacas de Vega-Villar siempre han sido más delicadas y, por tanto, más caras de mantener. Nos referimos a que abortan mucho y además hay años en que no quedan preñadas.

Pero como los pupilos de Luciano iban largos al caballo y no se caían, repitieron en Madrid consecutivamente entre ese debut de 1974 y su última aparición en la feria de otoño de 1979 en la corrida de que hablábamos al principio. Vicente Zabala había visto los toros apartados para ese otoño y escribió esto:


¿Quiénes se apuntaron? Manuel Rodríguez, Julián García y el inevitable Raúl Sánchez a quien veíamos entrar a matar con riesgo a este berrendo remendado y alunarado:


La de 1976 la mataron Dámaso Gómez, El Puno y Antonio Rojas, que se resarció de la cogida a que nos referíamos en 1974 cortando una merecida oreja. El Puno fue arrollado por su primero y cogido por su segundo. Se llevó una cornada de 10 cms. en el muslo izquierdo y una severa conmoción cerebral porque el toro le pisó la cabeza. Esto comentaba Juan Posada:

"Estos toros, al estilo antiguo, requieren una atención permanente y un toreo distinto del que se practica en la actualidad, ya que conforme se van toreando aprenden y, poco a poco, desarrollan un gran sentido. Estas reses requieren faenas cortas y precisas para no dar lugar al resabio. El público vibró de emoción, sintió miedo en algunos momentos y salió de la plaza con un gran regusto. Pero conviene no olvidar que esta clase de corridas requieren una lidia distinta a la que se está haciendo en la actualidad".
La de 1977 fue para Gabriel Puerta, Galloso y José Fuentes. Se nos habla de corrida muy ofensiva pero ¿qué dirían hoy si vieran las caras antediluvianas con que saltan muchos toros al ruedo madrileño? Ahí tienen a Galloso ese día:


En el 1978 hubo dos casi consecutivas. La primera fue la de la Prensa, se anunciaron Gabriel de la Casa, , que toreó con 39 de fiebre, Manolo Cortés y Gabriel Puerta. Resultaron heridos graves el primero y el banderillero Curro Puya:


La segunda, el 19 de junio, la matan Sánchez Bejarano, El Puno y El Regio. Los toros tuvieron 'siete gatos en la barriga', según Joaquín Vidal. Tercero y sexto fueron condenados a banderillas negras. 

"La fiesta no puede ser jamás suavona y amable, si no es con pérdida de su propia naturaleza. Así le ha ido, durante años, con tantas dulzuras y tantas complacencias"

La crónica de Joaquín Vidal seguro que será del agrado de muchos de los seguidores de nuestro blog, pulsen aquí:


Salvo error, siete corridas se lidiaron en Madrid de don Luciano Cobaleda Gajate. El balance, una oreja y bastantes cornadas. Ningún ejemplar bravo de verdad. Todos fueron mansos -o menos bravos-. Quizás la ganadería esté sobrevalorada aunque llevaron la tensión a los tendidos. 

No obstante, en unos años en que los toros se caían e incluso se presentaban mal, Luciano hizo que todo el mundo siguiera la lidia con interés y emoción. Por eso merecen un homenaje los valientes que mataron estos patasblancas y cuyos nombres hemos querido dejar apuntados para honrarlos.

La ganadería cayó en desgracia, tuvieron que refugiarse en las calles y la familia vio que si seguían por ese camino iban a la ruina. Cambiaron todo por manso y ya dijimos que el hierro fue vendido posteriormente a Vicente Charro.

¿Cuáles han sido las últimas corridas de toros a pie con patasblancas de la rama de Cobaleda en plazas de primera o segunda? Salvo error, las que enumeramos a continuación. En Madrid, por san Isidro, toros de Barcial en 2003 (Frascuelo, José Luis Moreno y Alberto Ramírez):


José Luis Moreno aquel día. FOTO: Claudio Álvarez

Repitió en agosto de 2004 con Juan Carlos Landrove, Ruiz Manuel y Rafaelillo, a quien vemos frente a 'Cornilargo':



Corrida de Monteviejo en agosto de 2005 para José Urrutia, Rodolfo Núñez y José Borrero. No era resultado de la mezcla con Saltillo que se lidió en 2002 y que Victorino hijo desechó como les contábamos aquí (lean también los comentarios). Acompañábamos en el coche a Victorino hijo y a Modesto el día que seleccionaron los toros a embarcar. Éste fue uno de los que viajaron:



No fue corrida completa la de Los Majadales en Barcelona en septiembre de 2005 sino sólo tres toros. Pero uno de ellos, 'Gadino'de 560 kilos, le pegó una cornada de 15 cms. a Fernando Cruz. El diestro se mantuvo valientemente en el ruedo con esa herida para matar el toro. Fue la última intervención del doctor Olsina antes de jubilarse.

En Francia, las últimas fueron dos. La primera, en 2005 en Céret. Cobaledas de Jesús Tabernero para Encabo, El Fundi y Lescarret. Éste fue uno de los lidiados:



La segunda, en 2007, toros de Barcial en Vic-Fezensac, cortó una oreja Sánchez-Vara a quien acompañaron Denis Loré y Rafaelillo. Este toro saltó al ruedo gascón en aquella ocasión. Es una foto que sigue adornando desde entonces una habitación de nuestra casa:



Vean el mismo toro derribando en el coso de Vic:


FOTO: Photostaurines.fr

Y aquí, en la muleta de Loré:


FOTO: Photostaurines.fr

Nos consta que Jesús Cobaleda tiene una novillada de gran trapío para este año. Como no sabemos si ya la ha colocado, damos una idea a los únicos que la pueden escuchar, que son los amigos de la ADAC ¿Por qué no lo llaman y le dicen que la guarde para lidiarla de cuatreños en la feria de 2019? Así vemos después de tantos años cómo se comportan esos toros. Aquí tienen algunos ejemplares en excelentes fotos de Porcar:






¿Qué les parece la idea? Al fin y al cabo, esto es lo mismo que tenía don Luciano, primo de la familia...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





12 comentarios:

  1. Sólo por verlos de trapio ,merece la pena pagar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se publicaron en diferentes sitios las fotos de aquellos toros de la última corrida de 1979 pero no ha habido forma de localizarlas. El tercero, el cuarto y el berrendo quinto que se ve en la foto de Raúl Sánchez fueron los más espectaculares. Pesaron respectivamente 469, 481 y 465 kilos.

      El torazo colorado de Joselito que hirió ayer a Javier Cortés pesó casi 200 kilos más que éstos y posiblemente tenía más leña por delante.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Magnífico reportaje Rafa, como siempre...Que pena que este tipo de encaste esté tan marginado en la actualidad. Esperemos que en Francia, por lo menos, se pueda ver lidiar alguna corrida de este encaste.... Como ya hablaste en una entrada anterior, te comparto unas fotos de otra rama del encaste Vega-Villar. Son unos novillos lidiados en las calles de Tordesillas, el pasado año. Son lo que queda de la antigua ganadería de Justo Nieto, comprada por el "Tratante" Luis Antonio Rodríguez "TARU". No sé si seguirán siendo puros Vega-Villar, ó son resultado de algún refrescamiento. El TARU maneja todo tipo de encastes para lidiarlos en festejos taurinos... http://www.patronatodeltorodelavega.com/2017/145-torospena/index.html
    ¿Que te parecen los novillos Rafa?
    Seguramente esten ya cruzados...
    Un saludo Rafa.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Precisamente la serie de los patasblancas hablé del 'tío Justo' y del Taru aquí:

    http://toreoenredhondo.blogspot.com.es/2014/12/los-patasblancas-de-justo-nieto-5.html

    Pero atención a lo que en los comentarios decía un amigo lector:

    "Por desgracia desaparecerá no tardando esta rama. Taru no sabe aguantar un encaste y luchar para su mejora. Ni tiene finca suficiente, ni tiene instalaciones suficientes, ni el fin de sus toros y el dinero que gana lo hace con su ganadería.
    Ya tuvo lo de Dionisio, que al poco cruzó. También se hizo con una punta de encaste Núñez y al poco cruzó también (no trabajo poco un toro viejo de la pajarita cuando tenia las vacas en Vilalmarciel-SanMigueldelPino que acabo soltando en las calles de Valdestillas). Quiere un tipo de toro para las calles difícil de conseguir, que el patas blancas no da. Amargamente se ha quejado ya del poco volumen y cara.
    Este invierno ya lo cruzara fijo"

    Por las fotos que tan gentilmente adjunta, eso son patasblancas de los de Justo Nieto de toda la vida. Siempre se dijo que los tenía mezclados con urcolas, ya lo leerá en la entrada que le enlazaba antes.

    Por cierto, muy bien redactado ese escrito del señor Ramón Muelas del Patronato. El último párrafo es excelente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas Rafa,
    te escribo para comentarte algo que he visto en Twitter recientemente en la cuenta de @MartinAgueroE al que espero que no le moleste que le mencione, y es que este usuario habla de que en el siglo XVIII el torero Martincho mataba toros a portagayola, sentado en una silla, con un castoreño como engaño y con los tobillos sujetos con grilletes. Es cierto esto que comenta? si usted lo conoce me encantaría saber más sobre el tema.
    Gracias de antemano por su tiempo y enhorabuena por su gran blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que sí que llegó a cometer esa temeridad. Precisamente Goya tiene un grabado que se titula 'Temeridad de Martincho en la plaza de Zaragoza' donde se ve la misma situación que usted relata y en la barrera se aprecia un hueco que delata que se ha abierto una puerta.

      Que yo sepa, Goya realizó como mínimo dos dibujos preparatorios menos conocidos. Los enlazo aquí (en el segundo no se puede confirmar si es a porta gayola porque no se ve la barrera):

      https://www.goyaenelprado.es/obras/ficha/goya/temeridad-de-martincho-en-la-plaza-de-zaragoza/?tx_gbgonline_pi1%5Bgocollectionids%5D=23&tx_gbgonline_pi1%5Bgosort%5D=d

      https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/temeridad-de-martincho/47bd94af-de19-4f87-922e-1a60b5627cba

      Saludos y gracias a usted por leer lo que aquí escribimos.

      Eliminar
  5. Buenas tardes Rafa. Dos movidillas te queria comentar. Los que todabia peinamos pelo, lo mas parecido a una de Luciano, ¿ seria esa de Saltillo con el toro ese Cazarrata? O quizas los Lucianos fueran peores, por lo de tener dos toros fogueados. Y la otra. Pienso yo que debieran de ser unos toros muy desfasados de birria de txungos, los toros de aquellos años de Madrid, por que, como novillos de Peralta pasan, pero tampoco mucho mas. Ahora puedo entender lo de la moda de los toros grandones,por que si eran mas pequeños que estos, y se caian , tela marinera de full de Estambul.
    Un saludo Rafa.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ver si lo de Luciano cuando salía malo era como 'Cazarratas' tengo que localizar a un amigo que estuvo en las dos corridas. A ver qué me dice. Peor que 'Cazarratas' no puede ser, como máximo, igual.

      Vosotros en Iruña sois de los que menos habréis notado el cambio al toro grande porque allí siempre iba lo más grande y con más cara (junto a Bilbao). Pero en los ochenta con Chopera en Madrid se lidiaban corridas de Felipe Bartolomé o de Buendía que hoy no entrarían ni como novilladas.

      La primera vez que fui a Las Ventas era una novillada y yo quedé parado al ver que los novillos eran iguales o incluso más grandes que los toros de Tarragona.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Un muy buen aficionado, espectador tanto en lo de Luciano como de 'Cazarratas', me comenta que los de Saltillo 'pensaron' e 'insistieron' más en coger que los patasblancas. Los saltillos tenían más las intenciones de toros de otras épocas.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Gracias Rafa.
      Kaparra

      Eliminar
  6. Rafa, perdona q no comparta contigo lo de la tablilla.
    Los patas blancas q he visto, y habran sido 5 o 10 corridas, para nada pequeños.
    Es un toro corto, pero recuerdo buenos mozos y alticos en ceret y en madrid.
    No es la tablilla lo q los ha extinguido, mas bien los taurinos.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de Parladé tiene más caja, consiguientemente más kilos y encima no saca las malas ideas que tenía lo de Vega-Villar. Por eso los taurinos lo tienen en bandeja para condenarlos al ostracismo.

      De trapío nunca ha habido queja porque el que viene de Cobaleda es un toro que se tapa por la cara (cuando la tiene, claro), de pecho fuerte y grupa notable.

      Saludos.

      Eliminar