Follow by Email

miércoles, 15 de agosto de 2018

FERIA DE SAN SEBASTIÁN, 2018 (y 3). VICTORIANO DEL RÍO: PONCE SALIÓ VIVO

No dábamos un duro por él pero el viejo león se resistió a ceder el mando de la manada. Y es que se las tuvo que ver mano a mano con Roca ya que Cayetano se cayó del cartel con parte médico que no sabemos qué ponía. Por cierto, como la ley dice que se podrá devolver el importe de la entrada desde la llegada del parte hasta una hora antes de la corrida, como el aviso llegó a las tres, sólo hubo hasta las cinco para intentar el retorno del dinero.



Tal como está el peruano, temíamos una goleada, pensábamos en un 5-0. Al final el partido terminó con un honroso 3-1 a favor de Roca (hablamos de orejas).


Los toros fueron de los dos hierros de Victoriano del Río. Discretísimos en el caballo y muy toreables, especialmente el segundo de Roca y el último de Ponce. Presentación poco digna de plaza de primera como podrán comprobar a continuación.

Éste fue el primero, perdió las manos cuatro veces, blandito y sin sal:



El segundo se rompió una pata en el caballo y en vez de sacar el sobrero, Roca corrió el turno haciendo salir el sexto. Y, señores, ustedes nos dirán pero ¿era esta sardina brocha el toro adecuado para cerrar su actuación?



Por supuesto que el sobrero se había quedado como tal porque tenía más trapío. Es éste que salió en sexto lugar:



El segundo de Ponce era un toro corniapretado y voluntarioso, quiere esto decir que se veía que quería pero el pobre no podía y menos con la paliza que ordenó el maestro en varas.



El segundo de Roca quedó crudo en el caballo porque el peruano había visto lo del anterior. Le quedó ideal para la muleta y le cortó las dos orejas:



Ahora fue Ponce quien entendió que había que dar sólo el picotazo. Lo hizo y se cansó de torear sin que el reloj de madera del presidente le avisara hasta que tenía clavada la espada. Luego les diremos cuántos pases dio porque, como lo veíamos venir, nos dedicamos a contarlos:



El sexto fue el citado sobrero. Al anterior se le dio una gran ovación en el arrastre pero seguro que no fue por su pelea en el caballo. Ya ven que la presentación de la corrida no es de plaza de primera ni de broma. Nos recuerda a lo que oímos una vez a un veedor en una ganadería cuando el ganadero le preguntó qué tipo de toro quería para Barcelona. Su respuesta fue:

"Bah, es una plaza de primera pero allí con el medio toro es suficiente"

Mejor entrada que los otros días aunque sin llegar a dos tercios:



PONCE. Maquilló el marcador en el último minuto. Roca no perdonó un quite y él sólo hizo uno a base de unos delantales mediocres, ahí veíamos que podría salir con el rabo entre las piernas. Pero el valenciano no se inmutó.

Su primero era blandito y suavón. Brindó la muerte de este perrillo a Su Majestad, presente en el festejo con su hija y muy aplaudido:



Pues Ponce no entró en calor porque se le vio siempre distante, como si no fuera consciente de que el aspirante podía noquearlo y quitarle el cinturón de campeón:



Quizás fue porque no podía bajar la mano al perrillo, no lo sabemos. Pero en esos momentos era cuando nos temíamos la citada goleada. Mató de estocada defectuosa, tendida, trasera y que con los movimientos del toro quedó perpendicular con posterior descabello:



El personal pidió la oreja con más fuerza que a Díaz el otro día pero el señor Ferro aguantó el chaparrón y no la dio, cosa que no comprendemos porque, aunque la estocada fuera deficiente, si el público pide la oreja, hay que darla aunque mate de un golletazo.

A su segundo lo mató en el caballo sin ningún pudor:



Roca volvió a hacer el quite porque iba a por todas. Era Alí volando como una mariposa y picando como una abeja:



El toro se le quedaba debajo por su poca fuerza y en uno de esos instantes llegó a derribar al maestro sin consecuencias. Ahí le ven en una foto que nos ha salido extraña porque el toro parece un uro:



Estocada trasera y caída tras un arrimón al que le obligó Roca:



Y salió 'Cantaor', de 595 kilos. Era el último cartucho porque el partido lo perdía por 3-0. Lo dejó sin picar teniendo que soportar el enésimo quite de Roca, esta vez por tapatías:



Lo mejor que hizo Ponce en toda la tarde fue el inicio por abajo rodilla en tierra. Con ese toro preveíamos una faena de muchos pases. Los fuimos contando y nos salieron setenta y dos más ocho para cuadrarlo. Pero es ese Ponce del pico, que tiene la gran virtud de que el toro jamás le toca la muleta, pero que se coloca mal más veces de lo debido y él lo sabe perfectamente, vean:



Estábamos rodeados de poncistas en el tendido. La suerte es que eran personas educadísimas porque nosotros criticábamos lo que no nos gustaba en lugar de estarnos callados. En otra plaza nos envían a esparragar con más o menos violencia. Muy buena estocada arriba tras este metisaca tendido sin soltar:



Ya lo han visto, sin preocuparse, seguro de sí mismo, sabiendo que tarde o temprano llegaría su ocasión, así se mantuvo Ponce. No se puso nervioso cuando el peruano llevaba tres orejas y le salía a todos los quites. Al final evitó el k.o. y perdió a los puntos sin tener que tirar la toalla como Frazier en Manila.

ROCA REY. Era el león joven que disputa su trono al león viejo para echarlo y quedarse a cubrir las hembras. Vino con esa intención pero al final se dio cuenta de que el león viejo de momento no va a servir de cena a las hienas.

A su primero, sin ningún trapío de primera, lo cuidó José Manuel Quinta en el caballo dándole dos picotazos, uno en el lomo. Observen que los caballos de Bonijol y su peto flexible permiten que el picador, si es buen jinete, aguante la embestida mientras el caballo está en el aire y lo va abriendo. Esto que ven en la foto es inconcebible con el caballazo de picar español, tan monstruoso y repugnante. Salvo error, es 'Lancelot':



Iván García puso dos buenos pares, mejor este segundo:



El peruano también brindó a Su Majestad pero sin pegarle un discurso tan largo como Ponce:



El torete, al estar sin picar, tenía una mínima guasa. Roca destorea como el que más, eso ya lo saben ustedes. Ahí lo tienen apartándose del toro en lugar de ir a por él cargando la suerte:



Pero se confió y el chivo le dio un susto:



Como su valor es temerario, si nos permiten el oxímoron, se echó entre los pitones en un arrimón en el que se mascaba la tragedia:



No llegó la tragedia pero sí el susto:



Ya les comentamos que Roca es quien mejor descubre la muerte, pulsen aquí, por eso quisimos retratar el instante justo delante de nuestra localidad. Sin estirar el brazo para darse ventaja, sin tapar la cara al toro, sin correr y sin cerrar los ojos:



Buena estocada desprendida y oreja, 1-0. Pero atención porque la petición nos pareció la misma que con Ponce. Ferro se la niega a uno y al otro no, ¿por qué? Si nos dice que fue porque la estocada de Ponce era bastante peor, se lo vamos a discutir a pie o a caballo. El presidente en la primera oreja está para contar pañuelos, no para pensar. 

A su segundo no lo picó. Se puso de rodillas en los medios para hacer este cambio demencial por la espalda:



Decimos lo de demencial porque le puede costar una absurda lesión de ligamentos o el toro le puede partir una pierna si le pisa. Pero no sabemos lo que pasa por el cerebro de este hombre...o por el de sus mentores. Luego siguió de rodillas con buen gusto:



Más pierna atrás con el toro que le quedó de hojaldre porque la verdad es que lo metió en cintura sin piedad. Este mismo toro crudo, a muchos otros se les sube a las barbas y les termina ganando la partida. El peruano lo ninguneó. Terminó de gran estocada pasada tras unas manoletinas:





Locura en el tendido y dos orejas. En el luminoso, 3-0. En este instante es cuando pensábamos que la cosa terminaría 5-0 pero ya vieron que Ponce maquilló el marcador.

El sexto fue otro toro que pasó por el caballo discretamente y al que Roca quiso encelar para que no se le fuera a tablas pero no lo consiguió. El animal estaba loco por la madera y la faena terminó allí, que es donde quería él y no el diestro. 



Le pegó un natural en chiqueros magnífico, largo y rematado en la cadera, una maravilla de la que no tenemos la foto. A los poncistas que nos rodeaban les exageramos un poco la nota diciendo que había tenido más hondura ese natural que todo el oropel de Ponce. Como personas civilizadas que eran, no nos untaron de brea y nos emplumaron, que seguramente es lo que merecíamos por provocar.



Hemos visto bernadinas cada tarde y siempre con susto incluido. Con Roca, lo mismo:



Tendida trasera y desprendida más decabello:



Silencio en los tendidos de manera sorprendente, quizás porque había fuegos artificiales en la Concha. Después salió a hombros y Ponce muy ovacionado.

Lean este interesante artículo sobre Roca de un amigo del blog. Es de hace meses pero resume bien la situación. Está claro que Roca va a ser la gran figura a muy corto plazo. En sus manos está cambiar algo del casposo ambiente taurino en que se mueven las figuras. Y también está en sus manos torear como Dios manda y a toros que no sean terneras. Si quiere, estamos convencidos de que puede hacer ambas cosas pero, ganando tanto dinero como está ganando, ¿para qué cambiar?, ¿qué le dirían ustedes si fuesen Campuzano? No hay más preguntas.

Saludos cordiales desde San Sebastián. Rafa.

9 comentarios:

Rafa Rojas dijo...

Creo que en este improvisado mano a mano ha quedado patente el pasado y el futuro de la fiesta de los toros.
Ponce ha sido sin duda un torero con una trayectoria, además de muy extensa, impecable. Aunque más pronto que tarde tendrá que acabar retirándose.
Y Roca es el futuro del toreo y es el torero de moda, el que llena las plazas, al que le conoce la gente de fuera de este mundo y el que sale en televisiones y prensa escrita que nunca hablan de toros.
Ojalá, él que va a poder, cambie algunas cosas como bien dice usted que haría mucho bien a la fiesta, como apuntarse a torear otros encastes y sobretodo torear sin aliviarse tanto, o directamente destorear.

Por cierto, escribe usted que una estocada de Ponce quedó tendida y perpendicular. ¿Es un error o es eso posible? Siempre he pensado que la estocada tendida es aquella que queda horizontal, y la perpendicular vertical. Seguro que su explicación me satisface.

Un saludo desde Zaragoza

Rafa dijo...

Tiene usted razón en que parece una contradicción. La estocada cayó tendida pero el toro con los movimientos no sé qué pasaría pero quedó perpendicular. Desde el tendido se vio muy defectuosa, la verdad.

Saludos.

joan dijo...

Eso de que Ponce salió vivo suena a consuelo de equipo pequeño, pero en fin, reconozco que salvó los muebles en su último toro.

Agradecerte Rafa la inclusión del artículo sobre Roca Rey. Sigo pensando que el toreo evoluciona en base a la emoción que da el riesgo a partir de la proximidad del cuerpo del torero con el toro. Más cerca y más quieto.

Y sobre el mano a mano... Hay dos tipos de toreros, los que cruzan la línea y los que no. A mí me gustan los que la cruzan. RR es de los primeros y Ponce de los segundos.

Lo último, decir que RR ha cambiado su toreo de "esquivar" por el toreo de mandar. Ayer corrió la mano con mando, quietas y asentadas las zapatillas, se arrimó, no descargó la suerte y mató excelentemente. Creo que en esa evolución acabará toreando hasta bien. Cómo decia el Guerra, vayan a verlo pronto porqué no sabemos cuánto durará.

Saludos.

Rafa dijo...

Perder 3 a 1 cuando se anuncia una goleada es casi un triunfo. Estoy de acuerdo en algunas cosas que dices de Roca y en prácticamente todo lo de tu artículo. Pero discrepo en que no descargara la suerte porque destoreoó con avaricia a mi modesto entender.

Hoy un abuelo en Tafalla me decía 'vi la corrida por la tele y cuando se puso de rodillas todo el mundo en la plaza estaba acoj...' Es curioso que lo sintiera en televisión porque nosotros estábamos en directo y fue exactamente así.

Saludos.

Rafa dijo...

Ya lo he aclarado en el texto porque usted tenía toda la razón, no se entendía.

Y estamos totalmente de acuerdo en lo que dice de Roca. El problema es lo que pongo al final de la entrada: ¿para qué va a cambiar? En lo de su destoreo y sus terneras sólo nos fijamos cuatro y no somos los que llenamos las plazas.

Saludos.

Rafa Rojas dijo...

Yo que soy un idealista pienso que quizá esta nueva generación de figuras jóvenes que viene arreando con roca a la cabeza podrían cambiar el chip que ha tenido la generación de los últimos veinte años, y que la fiesta cambie a mejor. Porque si no esto se acaba. Aunque como bien coincidimos, ¿para qué?, mejor acomodarse a lo que hay. Incierto futuro

Anónimo dijo...

Pues se comenta, cada vez con más fuerza, que Roca va a romper con Campuzano al final de la temporada.
Ahí veremos si RR entra en una gran casa o sigue con independencia.

¿Hará Matilla un cambio de cromos por Talavante? Esperemos que no.

Un saludo. -Playerito-

Rafa dijo...

Decía al final de la entrada que ojalá Roca cambiase algo del sistema. Pero me temo que el sistema se esforzará por abducirlo.

Saludos.

bragaomeano dijo...

Yo le saludé en Cuenca.Estaba hospedado en el mismo hotel y me pareció un chaval encantador y humilde, cosa que le honra, otro chaval de su edad, siendo el torero que más gusta y más seguido por el respetable, estaría en una nube y seguramente sería un chuleta. En cuánto a Ponce, no se vería muy apretado, pero eso le pasa en Bilbao, Madrid o Sevilla y te digo yo que no se hubiera dejar la partida.